La industria cinematográfica y la mujer

10 de marzo de 2020
Seda Grigoryan

Durante mucho tiempo, la dirección en producciones cinematográficas estuvo asociada a un rol llevado por hombres. Paralelamente, a las mujeres se las vinculó con la actuación: desde siempre nos han querido vender como objetos de deseo. Sin embargo, a lo largo de los años, hemos comprobado que no solo podemos actuar sino también tener roles creativos y ponderantes dentro de una filmación.

Aunque existen miles de películas dirigidas por mujeres, todavía la industria sigue invisibilizando en ciertos aspectos esos films al excluirlos de las nominaciones en los premios y de ciertos reconocimientos. Por ejemplo en la última entrega de los premios Oscars, el año pasado se realizaron grandes largometrajes dirigidos por mujeres como: Mujercitas (Greta Gerwig), The Farewell (Lulu Wang), Atlantique (Mati Diop) y ninguna de ellas fue nominada en el rol de dirección.

Lo mismo sucede con el cine armenio: existe ya hace casi cien años, pero entre los nombres más reconocidos en la historia de su filmografía (tanto en Armenia como en la diáspora) solo podemos nombrar hombres como Sergei Paradzhanov (El color de las granadas), Atom Egoyan (Ararat), Jivan Avetisyan (The last inhabitant), entre otros.

Suzanne Khardalian

Sin embargo, también hay muchas directoras armenias destacadas que no hay recibido la misma atención, entre ellas se encuentran:

Anna Melikian, directora armenia- rusa que dirigió varios largometrajes como La sirena, Star, About love, entre otros. Sus películas fueron proyectadas y ganadoras de premios en festivales internacionales como Sundance y Berlinale.

Carla Garapetyan, directora de varios documentales como Screamers, Intent to destroy y North Corea: Children of the secret state. Sus películas tratan temáticas que los medios de comunicación no suelen mostrar.

La reconocida Suzanne Khardalian, dirigió varios documentales, el más reconocido es Los tatuajes de la abuela.

Seda Grigoryan, reconocida directora tanto de largometrajes como de programas de televisión. Su pieza más reconocida es Way back home, un documental realizado en contexto de las elecciones presidenciales de armenia en el 2017.

Reconocer estas diferencias entre los hombres y las mujeres también en la industria cinematográfica nos recuerda que aún en todos los espacios queda una larga brecha por cerrar, pero está en nosotros asumir también el compromiso de consumir cine hecho por mujeres: basta con ver los ejemplos anteriores para comprobar que talento no falta.

Ojalá que con el paso del tiempo se puedan seguir sumando directoras destacadas a la lista y que las mujeres tengan más reconocimiento tanto en el cine como en el mundo.

Shaké Tajerian
Directora de Arte y Vestuarista
tajerianshake@gmail.com

Compartir:

Comentarios