Noticias en idioma armenio

Misa, Madagh y definiciones en el tradicional evento de Villa Soldati

Instituto Isaac Bakchellian

Buenos Aires (Diario ARMENIA).- Como cada año la comunidad armenia de Pompeya, Villa Sol­dati, Flores y adyacencias colmó el salón de actos del Instituto Isaac Bakchellian, transformado en recinto religioso donde se lleva a cabo la Misa y el Ma­dagh de Recor­dación.

Bakche-kahanaEl domingo 9 de noviembre más de doscientas cincuenta personas se dieron cita para asistir al servicio religioso oficiado por el archimandrita Ma­gha­kia Amyrian. Cada año los armenios del barrio re­cuerdan a sus familiares y amigos en la ya habitual Misa a la que sigue el almuerzo ritual,

Se hallaban presentes numerosos dirigentes y personalidades de la comunidad, al igual que decenas de exalumnos del Instituto Bakche­llian, muchos de los cuales colaboraron en los trabajos previos, la elaboración del Madagh y por supuesto en el servicio posterior a todos los presentes. El Coro Gomidás, al mando de la Prof. Makrouhi Eulmese­kian, trajo su valioso aporte tal como lo viene haciendo desde hace muchos años, jerarquizando el evento que el centro de las actividades del Instituto Isaac Bakchellian y su comunidad educativa y social.

Una vez finalizada la Misa, el archimandrita Amiryan, con el a­com­pañamiento del padre Ar­rnak Ka­haná Harutiunian y los diáconos presentes, procedió a bendecir la comida con las oraciones ya tradicionales, después de lo cual las mesas se ocuparon para compartir ese rito tan acendrado entre nosotros.

El Instituto Isaac Bakchellian ha demostrado en los últimos años cómo puede administrarse una institución comunitaria con recursos limitados y escaso apoyo. Sus distintas comisiones, que en general son integradas por exalumnos del colegio y directivos de bajo perfil, con trabajo sostenido y cuidado austero del patrimonio, han logrado que el Bakchellian de un paso más cada año en pos de objetivos sencillos, pero funcionales a la comunidad escolar.

Además, han establecido una sana costumbre y es la de expresar sus ideas y propuestas comunitarias utilizando la tribuna que les proporciona el Madagh anual. Muchas veces se han escuchado voces que plantean temas que a todos nos tocan y que no siempre son planteadas por las demás instituciones educativas y sociales.

Y este año no fue la excepción. Kevork Ke­shishian, presidente de la Comisión Di­rectiva, pronunció un encendido discurso en idio­mas Bakche-Keskarmenio y castellano. Su mensaje comen­zó con la lectura de una cita pronunciada recientemente en Washingt­on por el Catolicós de la Gran Casa de Cilicia, Aram I; quien se refirió a la unidad de la nación armenia, condición imprescindible para hacer frente al próximo Centenario del Genocidio. Keshishian hizo mención también de algunos eventos importantes de la comunidad entre los que destacó la reciente visita del presidente Serge Sarkis­sian. Pero también se refirió a una cuestión que por el momento permanece acotada dentro de la Ins­titución Administrativa de la Iglesia Arme­nia y que tiene que ver con un estatuto proveniente de Ech­miad­zín al que calificó de “pre­ten­cioso”, y que aparentemente aún se encuentra en vías de estudio.

Recordó también la única visita que hizo el Catolicós de To­dos los Armenios Karekín II al Ins­tituto Isaac Bakchellian hace ya más de una década, allí cuando sus entonces directivos le relataron de cómo y con qué esfuerzos los armenios del barrio pudieron concretar la construcción de la escuela.

Keshishian trajo a la memoria los dichos de Karekín II quien en ese momento extrayendo un pasaje de las sagradas lecturas transmitió la palabra de Dios diciendo: “Allí donde están vuestros tesoros, allí están vuestros corazones”.

Concluyó su emotivo mensaje reflexionando en voz alta sobre la cita bíblica, recordando un viejo y tradicional axioma que enuncia “El orden de los factores no altera el producto”. “A no confundirse, en este caso ese orden puede al­terar el producto”, concluyó Ke­shishian. Ciertamente, no todos los presentes comprendieron el mensaje por completo. Sucede que entre los trascendidos del contenido del estatuto mencionado, habría una cláusula que modificaría el actual escenario, en relación a la titularidad de los bienes inmuebles de la institución religiosa comunitaria mencionada.

Siguiendo con la crónica del Madagh, los conductores del acto María Luisa Hadjiminassian y Jor­ge Karamanukian, dieron lectura a los agradecimientos de los organizadores y a la nómina de instituciones y personas que hicieron su donativo al Instituto Isaac Bak­chellian. (Ver aparte)

Se entregó un reconocimiento especial a Juan Magarian, quien durante décadas tuvo a su cargo la elaboración del Madagh. Su dedicación y entrega alcanzaron a cada institución que requirió sus servicios o asesoramiento. Mere­cido homenaje.

Bakche-nor-AraxEl Conjunto Nor Arax, padrino del Jardín de Infantes de la escuela, también fue merecedor de la entrega de un presente recordatorio por su incesante apoyo.

Seguidamente, a poco del final tomó la palabra el padre Haru­tiunian, párroco de la Iglesia Vara­ká Surp Jach del barrio de Flores, pronunciando un breve discurso sobre la unidad en torno a la iglesia y la fe.

Finalmente, el archimandrita Maghakia Amyrian su sumó a los oradores con un mensaje conciliatorio que finalizó con las palabras de agradecimiento y despedida.

 

J.R.K.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora