Noticias en idioma armenio

¿Por qué en Jrimian nace un proyecto sobre Derechos Humanos como “De un 24 a otro 24. Jrimian por la Memoria, la Verdad y la Justicia”?

Nuestras escuelas

Trabajo-previo-de-los-profes2¿Tan necesario es articular los “dos 24”?

¿Por qué interpelar tanto a la Memoria?

Preguntas que se responden desde el proyecto educativo de una escuela que entiende que “la Memoria es puerto de partida, no de llegada”, como dice el genial escritor y periodista Eduardo Galeano, tan publicitado estos últimos días pero poco conocida la profundidad de sus ideas.

En Jrimian nunca elegimos las propuestas simplistas, lineales, a las que podemos adivinarles el producto final que resultará. Buscamos problematizar colectivamente para que el aprendizaje sea significativo para todos.

Por eso no alcanza con recordar. Enseñar la Memoria es para nosotros leer, dudar, explicar, preguntarse, complejizar lo aprendido el año anterior. Y es tomar partido. Poder cuestionar lo establecido, ir más allá. Elegir la vereda por la que se desea transitar como ciudadanos.

Participar del proyecto “De un 24 a otro 24. Jrimian por la Memoria, la Verdad y la Justicia” es comprender la aberración de dos procesos históricos, analizar todos los “otros 24” que se silencian diariamente, y decidir actuar para construir. Así lo entienden los docentes involucrados (este año, catorce).

Trabajar de este modo, colaborativa, comunicada e interdisciplinariamente no es un lecho de rosas. Es sumamente complejo, arduo, difícil. Pero así lo gestan cada año los chicos y los profes. Este 2015 nos sorprende con nuevos murales, investigaciones, publicaciones, lecturas, fotografías, intervenciones, teatro, palabras, ideas… construyendo sobre lo anterior.

Pero en cualquier año, aprender la Memoria en Jrimian es también:

Escuchar a un docente…

Pintar una bandera…

Preparar  una cartelera…

Escribir  un ensayo sobre el tema…

Decidir hacer una marcación para atestiguar la vida de una ex alumna desaparecida…

Preparar  una muestra…

Aplaudir  “a rabiar” a una Abuela de Plaza de Mayo…

Repartir pañuelos blancos y sin mediar palabra ponérselos en las cabezas…

Decidir pintarse una remera con la flor nomeolvides,  para ir por su cuenta a la marcha del 28 de abril que organizan los jóvenes de la comunidad…

Leer un libro sobre alguna historia de derechos vulnerados y emocionarse…

Entender que no hay un solo genocidio ni que su magnitud depende del número de víctimas, sino que con aprender sobre uno o dos es suficiente para elegir qué postura se tomará frente a cualquiera.

Por ahora (y sólo por ahora), esta directora no tiene más para adelantar; porque la usina de ideas, por ahora (y sólo por ahora)… está en cada aula.

 

Sandra Raubian

Directora Nivel Secundario

 

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora