Noticias en idioma armenio

Primeras celebraciones del 28 de Mayo en Argentina

Ayer y hoy: ideas políticas y acciones patrióticas

armenia independenciaLas acciones reivindicatorias de los refugiados armenios del cono sur americano están simbolizadas en la Causa Armenia. La incesante movilización de la militancia promueve los reclamos a los diplomáticos de los países implicados. Nues­tras comunidades se estructuraron con sus primeras organizaciones en ciudades y pueblos ligados a puertos como Bue­nos Aires, Berisso, Rosario, Montevideo; salvo Córdoba.

Entre los años 1911 y 1915 se fueron creando los cimientos de las instituciones sociales, culturales, religiosas, compatrióticas y de las organizaciones como la FRA Tashnagtsutiún y del PSD Hen­cha­kian cuya actividad fue muy valiosa para afrontar el Ge­nocidio Armenio perpetrado por el Imperio Turco-Otomano.

Del “Patsarik.FRA:100 años de Lucha”, edición especial del diario “ARMENIA” extraemos de nuestro artículo “Los primeros años del Tashnagtsutiún en Sudamérica” (1990, págs. 12 y 13) varias referencias acerca de la conformación de la comunidad armenio-argentina.

Creado a mediados del año 1912, el primer grupo (jump) de la FRA se llamó Yeprem y el segundo “Shant”. Inicialmente contaban con una sede llamada “Club Armenio” y desde 1915 “Club de F. R. Ar­menien”. El 30 de octubre de 1915 una carta llegada desde la ciudad de Córdoba anunciaba la creación de un grupo partidario denominado “Ardziv” (Águila). En la calle Lerma 561 se abrió el Club “Murad” como nueva sede de la FRA, bautizada con el nombre del heroico Murad, quien protagonizó una larga marcha de Sepasdia hasta Tbilisi para denunciar el genocidio y seguir la lucha, hazaña que fue publicada en Buenos Aires por los diarios de la época, y narrada en un libro por la escritora Zabel Yesayan.

El Lic. Juan Carlos Tagtachian (Revista “ARMENIA” N° 8, 2011. Págs. 14 y 15) publicó un importante testimonio acerca de la acción militante de esos años fundacionales, protagonizada por quien sería después fundador del diario “ARMENIA”. Nos referimos a su abuelo Hagop Tagtachian, que organizó una gran colecta domiciliaria denominada “Soco­rros Pro Armenia”, iniciada en mayo de 1915 con la idea de enviar ayuda y voluntarios a la tierra ancestral en llamas.

La creación de la primera república

En Buenos Aires, se realizaban preparativos para la coordinación comunitaria. El Comité porteñode la FRA fue convocado por el PSD Henchaguian local (también creado en 1912), a una reunión interpartidaria de las tres corrientes existentes entonces. La invitación fue decisiva dado que las otras dos tenían la misma raíz: PSD y PSD Veragazmial (Reorganizado).

Esa coincidencia facilitó la cooperación política que dio nacimiento a la Unión Nacional Armenia (UNA); un hecho singular que Narciso Binayán Carmona describió en los siguientes términos:
“…Surgió aquí la Unión Na­cional Armenia con una concepción revolucionaria puesto que alteró la viejísima tradición que hacía de la Iglesia Armenia el eje en torno del cual giraba toda la vida comunitaria. Arslan y Jachikian, ambos de ideas marcadamente laicistas (nota 22 del libro), impusieron este criterio y durante los diez años que duró la existencia de la Unión Nacional Armenia fue la única institución centralizada de la vida armenia en la Diáspora que no tuvo base religiosa. La base era laica, lo cual no tenía ningún tipo de precedentes desde la
adopción del cristianismo.

Ciertamente, que lo de laico, visto desde la óptica occidental secularizada, era muy relativo puesto que en la comisión planificada había y hubo representación de la Iglesia Armenia, de los armenios católicos y protestantes.

La novedad revolucionaria fue que la Iglesia era uno de los estamentos agrupados y no el, que admitía la existencia de otros en su entorno”*.

Mientras continuaba el criminal plan genocida del Imperio Turco-Otomano, -entre las cenizas de la barbarie- la nación armenia iba tomando conciencia, aún en las más distantes comunidades de la Diáspora, de la importancia de trabajar en forma organizada para defender los derechos humanos y la vida de los compatriotas que amenazaba el gobierno de los Jóvenes Tur­cos, cuyo crimen de lesa humanidad seguía actuando contra los armenios, los asirios, los árabes, los griegos del Ponto y otras minorías originarias. Las dramáticas noticias del genocidio llegaban incesantemente, pero el creación de un nuevo estado contemporáneo luego de calamitosos nueve siglos de dominación extranjera tardó en llegar y, sin embargo logró movilizar a toda la comunidad. Era el notable avance de una milenaria nación, que consiguió contar con un estado propio como un recurso político
fundamental para construír una sociedad democrática.

El primer aniversario porteño del 28 de Mayo

Gracias a los notables triunfos de Sardarabad, Pashaparán y Gharakilisé y la organización de la República de Armenia, basada en la declaración del Consejo Nacional Armenio del 28 de Mayo, con el liderazgo de Aram Manukian nació el Estado libre de Armenia.

El entusiasmo que despertó la noticia puede percibirse en el mencionado libro de Narciso Bi­nayán Carmona donde hay una semblanza de cómo fue esa histórica celebración porteña del primer aniversario la independencia. “El 28 de Mayo de 1919 fue celebrado con entusiasmo el primer aniversario de la Independencia. Más de 1.200 personas se reunieron en una manifestación enarbolando multitud de banderas. (Acaso 500).

En Berisso asistieron al acto organizado más de 150 personas, muchas de ellas de la comunidad católica de Mardín que residen en Quilmes. Fue enarbolada la bandera tricolor –rojo, azul y anaranjado– y Elías, de Mardin, pronunció una vibrante alocución evocando las matanzas en forma apasionada. También habló el profesor Faras (árabe), igualmente de Mardín…. En cuanto a las colectas, el 20 de junio de 1919 se reunieron 3.425 pesos (10.000 francos) que fueron enviados a Boghós Nubar Pashá; 61 más se juntaron en un picnic en Quilmes”.**

Armenia, reconocida por Argentina

Argentina.Decreto de reconocimiento de Armenia. (1)El festejo del segundo aniversario de la independencia no fue menos alentador. El 3 de mayo de 1920 el Presidente Hipólito Yrigoyen había firmado el decreto de reconocimiento argentino de la República de Ar­menia (ver foto), refrendado por el Canci­ller Honorio Pueyrredón, y el 28 de Mayo de 1920 los festejos se realizaron en pleno centro: calle Paraná 555, donde la colecta alcanzó los 30.000 francos, más que los 10.000 logrados el año anterior.

El 10 de Agosto de 1920 se firmó en el Palacio de Sévres (Francia) el reconocimiento de Armenia por Turquía y el laudo arbitral del Presidente W. Wilson estableció las fronteras occidentales. Es conocido como continuó la historia. La alianza de kemalistas y bolcheviques precipitó la sovietización de Armenia.

En toda la Diáspora muchas organizaciones durante largas décadas siguieron enarbolando la tricolor con la consigna de la Armenia Libre, Unida e Inde­pendiente; sosteniendo y celebrando ese ideal del 28 de Mayo. La lucha por la Causa Armenia continuó y continuará en cada aniversario del 28 de Mayo hasta el triunfo de todos los armenios, en las repúblicas de Armenia, del Artsaj liberado, sumando la Diás­pora, para concretar la recuperación de Najichevan y de la Ar­menia occidental.

Carlos Luis Hassassian

* “Entre el pasado y el futuro: Los Armenios en la Argentina”. Buenos Aires, 1996, pág. 94.

** “Entre el pasado y el futuro: Los Armenios en la Argentina”. Buenos Aires, 1996, pág. 95 y 96.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora