Noticias en idioma armenio

Resumen semanal desde Armenia: Ecos del reconocimiento estadounidense

Se define el presupuesto estatal 2020. Polémica por los gastos en los viajes del Primer Ministro. Reconocimiento del Genocidio Armenio por parte de la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Preocupación de la FRA - Tashnagtsutiún por las políticas nacionales. El Canciller de Artsaj en Estados Unidos.

El otoño dorado arribó a Armenia. No por nada lo llaman así. Entrando a la provincia de Lori se despliega un frondoso bosque con árboles de tonalidades que varían del dorado al rojizo. El clima refrescó, lo que anuncia la corta distancia hacia el final del año.

Concientes de ello, esta semana, los representantes parlamentarios y las autoridades del Gobierno llevaron adelante la sesión de evaluación del presupuesto público del 2020 en la Asamblea Nacional de Armenia. El primer ministro Nikol Pashinyan subrayó que las perspectivas para el año entrante serán más conservadoras, a los fines de garantizar la estabilidad macroeconómica y cumplir con la transición hacia un modelo económico de alto crecimiento. Bajo el lema “Espera lo mejor, pero prepárate para lo peor”, se enorgulleció de anunciar el crecimiento económico del 5,2% este año, cuando la proyección inicial era menor.

Desde hace días, la discusión sobre el financiamiento de las áreas estatales ocupa a las autoridades gubernamentales. La suerte corre para algunos cuyo presupuesto aumentará en el 2020 y dio la espalda a otros sectores disminuyendo sus asignaciones. Dentro del primer grupo se encuentra el personal del cuerpo presidencial, del Primer Ministro, de la Asamblea Nacional, de la Fiscalía General, del Consejo Supremo de Justicia y del Comité Central Electoral. Gran parte de estos billetes extra se destinarán al pago de sueldos y programas de reforma y mejora de calidad de cada departamento; privilegios que no podrán contemplar las agencias del segundo grupo compuesto por la Corte Constitucional, la Cámara de Auditores y el Servicio Especial de Investigación, cuyo recorte de presupuesto ya colocó un pie en sus sedes.

Por otro lado, a pesar de que ciertos ministerios sufrieron ajustes estructurales hace ya varios meses, no marcaron reducciones de presupuesto desde ese entonces. Puertas adentro de la imponente edificación albina situada en el centro de la ciudad, donde funciona el Alto Comisionado por Asuntos de la Diáspora, se esclareció el presupuesto 2020 en torno a cubrir las expensas de diferentes proyectos como la repatriación de jóvenes armenios de diferentes países y el programa “Nerush” (Potencial) orientado a aglutinar propuestas de startup provenientes de armenios diaspóricos. Según al Alto Comisionado por Asuntos de la Diáspora Zareh Sinanyan, el obejtivo de mover cada ficha de su tablero gira en torno al regreso de recursos capacitados y al fomento de la cultura del establecimiento de los jóvenes en Armenia por motivos laborales.

Por su parte, el Ministerio de Educación, Ciencia, Cultura y Deportes, que unificó sus áreas durante el proceso de reestructuración gubernamental, también recibirá una tajada un tanto más grande del presupuesto público.

El ministro Arayik Harutyunyan negó el recorte de programas educativos y enumeró a qué se destinará el presupuesto de su Ministerio: programas de educación superior y de posgrado, incremento de estudiantes becados, reconstrucción de establecimientos educativos agrícolas, renovación de galerías de arte y museos, entre otros.

Como nota de color, el recorte presupuestario de varios cuerpos estatales giró en torno a la reducción del número de vehículos que utilizaba su personal. Tal vez alguno de los funcionarios quede a pie o termine recurriendo a otro medio de transporte que suponga un gasto superior al monto que se pretendía reducir. Una situación que, por su similitud, nos remonta a más de un mes atrás, cuando el primer ministro Pashinyan voló a Estados Unidos en el polémico avión rentado por millones de dram, bajo el justificativo de que el oficial no está en condiciones de sobrevolar el océano de un solo tramo, y si lo hiciera con escalas, los costos serían aún más elevados.

Al respecto, durante la sesión de evalaución del presupuesto estatal 2020, se trató esta temática. Una de las representantes parlamentarias del bloque “Armenia Luminosa” hizo referencia a datos publicados por el diario de periodismo de investigación Hetq sobre la falsedad de las respuestas del equipo del Primer Ministro en torno a las capacidades técnicas del avión oficial. Como respuesta, el jefe del gabinete de Pashinyan Eduard Aghajanyan mencionó las grandes probabilidades de adquirir un nuevo avión gubernamental, ya que el actual no cumple con los estándares estipulados.

Vínculo con Estados Unidos

Los excesivos gastos de la visita de Pashinyan a Estados Unidos aún resuenan en las mentes de aquellos ciudadanos más propensos a cuestionar. Sin embargo, con gasto nulo, esta semana fue el país norteamericano quien se acercó a la sede del Primer Ministro armenio a través de su embajadora Lynne Tracy.

En primer instancia, Pashinyan expresó su satisfacción por la adopción de la resolución sobre el reconocimiento del Genocidio Armenio por parte de la Cámara Baja de Representantes de los Estados Unidos. Cuando la noticia se expandió al día siguiente de la sesión, una suerte de aire de gratitud y alivio plagó las calles de Ereván. Mientras, dentro de aquel recinto, Pashinyan señalaba el creciente rol de Estados Unidos en su ambiciosa agenda de reformas domésticas.

Por su parte, Tracy manifestó que la asistencia financiera de su país a Armenia ha incrementado en un 40% en comparación con el año pasado y dejó sobre la mesa su pleno apoyo a las reformas políticas, económicas y judiciales.

Preocupación de la FRA

Aunque las reformas que el Gobierno ha comenzado a implementar a partir de la Revolución de Terciopelo aún no han generado un cuestionamiento masivo de los ciudadanos armenios que desarrollan su cotidianeidad en diferentes sectores del tejido social, la FRA – Tashnagtsutiún ya ha colocado la simiente de la preocupación desde hace meses. Hace algunos días, convocó a los representantes de sus estructuras a los fines de reflexionar sobre las políticas a partir del proceso de cambio de poder. Alrededor de un centenar de militantes escucharon al representante del Cuerpo Supremo de la FRA – Tashnagtsutiún Ishkhan Saghatelyan, al tiempo que sus rostros eran gradualmente dominados por el desasosiego. La conclusión alcanzada giró en torno a los serios desafíos para el desarrollo sostenible del país creados por los enfoques demagógicos de las autoridades gubernamentales, las diferencias cada vez más profundas entre los objetivos del pueblo y las políticas aplicadas, el debilitamiento de la posición armenia en torno al conflicto de Artsaj, las fallas en la política exterior, la ausencia de programas estratégicos, la imprevisibilidad de las acciones, la predisposición a servir a agendas extranjeras, la subordinación de los intereses nacionales a las aspiraciones personales y grupales, el rechazo a la disidencia, el liderazgo especulativo de la administración pública, las políticas fallidas de personal y la profundización de una cultura de violencia. En este sentido, la declaración del partido concluye con el anuncio sobre la toma de acciones a los fines de garantizar el desarrollo normal de la situación del país.

Los pasos de Artsaj

En la explanada de la iglesia Khor Virab, un chofer, que también oficiaba de guía turístico, contaba la historia del monasterio a una pareja de rusos. Inmediatamente, el par de turistas se entretuvo con unos binoculares fijos al suelo, al que colocó una moneda para que les dejara ver el Ararat. Al darse cuenta de que la atención de la pareja ya no estaba puesta en su explicación sino en aquel par de lentes, el chofer se quedó callado hasta que divisó mi mirada. Con tono cómplice, como quien dice algo en código, y estando seguro de que el destinatario se encuentra en la misma sintonía, se preguntó cuándo será el día en que los armenios no tengan que ver la Armenia histórica a través de unos binoculares.

Simultaneamente, en Artsaj, un comunicado emitido por el Ministerio de Defensa daba cuenta no sólo de que Azerbaiyán es el frente que hoy se halla abierto, sino de que se encuentra constantemente caldeado. La declaración hizo referencia al aumento de violaciones del régimen de alto al fuego por la parte azerí y a su indiferencia ante los acuerdos de reducir las tensiones en la línea de contacto. Por último, mencionó que en caso de que las provocaciones continúen, el Ejército de Defensa de Artsaj tomará las medidas necesarias.

En materia de política doméstica, el 31 de octubre los representantes parlamentarios discutieron sobre la reforma constitucional de Artsaj en el seno de la Asamblea Nacional. Hace algunos meses, el ex comandante Samvel Babayan encabezó una movida de recolección de firmas a los fines de proponer una reforma de la Constitución que le permitiera postularse como candidato presidencial en las elecciones del próximo año en Artsaj. Aquello que le impide hacerlo, es que ha vivido en Armenia y Rusia desde el 2004, mientras que el documento constitucional estipula que sólo aquellos que han residido en Artsaj los últimos 10 años podrían participar de las elecciones como candidatos. En este sentido, recolectó más de 20.000 firmas a favor de la propuesta de un referéndum, que luego fue vetada por la Asamblea Nacional.

Estos hechos ocurrieron al tiempo que otro de los aspirantes a presidente de Artsaj, el actual ministro de Asuntos Exteriores Masis Mayilyan se encontraba en Estados Unidos brindando un discurso de agradecimiento a los congresistas estadounidenses por la adopción de la resolución sobre el reconocimiento del Genocidio Armenio en un evento de conmemoración de la independencia de Artsaj en el Congreso. El Ministro continuó su discurso haciendo referencia a la importancia del reconocimiento internacional de Artsaj y a la resolución pacífica del conflicto. Por su parte, los congresistas expresaron su disposición para hacer frente al aislamiento de Artsaj y promover su desarrollo sostenible.

Aparición de Sargsyan

En vísperas de Halloween, el ex presidente Serzh Sargsyan hizo su aparición en el acto de graduación del Colegio de Política Antranik Margaryan fundado por el Partido Republicano de Armenia. En ese contexto, una de las graduadas le preguntó a Sargsyan si sentía miedo de caer en la ola de detenciones por corrupción; a lo que el ex presidente le contestó: “Sólo el tonto no tiene miedo a nada. Pero en mi caso particular, no tengo nada que temer”. Ampliando su respuesta, aseguró que sintió su miedo más fuerte en 1988 cuando el destino de Artsaj estaba en peligro y los armenios podían perder parte de su patria. A su vez, aseguró que su miedo continúa y hoy gira en torno a la irresponsabilidad y a las políticas destructivas de los populistas. “Si mi detención hará feliz al pueblo armenio, se alejarán las amenazas a nuestro país y las negociaciones por la cuestión de Artsaj vuelven a ser justas, entonces que me detengan”, fueron las palabras de Sargsyan.

Textiles armenias

Dos días después, el primer minsitro Nikol Pashinyan asistió a la apertura de nuevas fábricas textiles armenias y recorrió los talleres para conocer el proceso de producción. La noticia entusiasmó a gran parte de los ciudadanos que percibieron la solución a uno de los pendientes de la industria armenia que suele ser ultrajada por la producción turca. Las fábricas de indumentaria crearán 1000 nuevos puestos de trabajo, que se triplicarían en el corto plazo. A su vez, los productos finales no sólo vestirán a la población armenia, sino también estarán disponibles para ser exportados a diversos países, con la promesa de portar la etiqueta “Made in Armenia” como garante de calidad.

Betty Arslanian
Corresponsal en Ereván
beatrizarslanian@gmail.com

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora