Noticias en idioma armenio

Resumen semanal desde Armenia: El pasado es hoy

El genocidio sufrido por el pueblo armenio también se conmemoró en los 30.000 km2 que quedaron luego de las inclemencias de la historia. En el territorio de la actual Armenia libre e independiente viven más de tres millones de personas que, por un lado, contribuyen al desarrollo cotidiano de la nación y, por el otro, elevan sus antorchas como reclamo de justicia por un pasado que ha quedado abierto.

En la noche del 23 de abril cientos de personas participaron de la marcha en homenaje a las víctimas del Genocidio Armenio y en repudio al negacionismo turco. Liderado por la Unión Juventud Armenia (UJA) y la Unión Universitaria Nikol Aghpalian de la FRA-Tashnagtsutiún, la caravana se dirigió hasta el Memorial Dzidzernagapert bajo el lema “Reclamamos una reparación justa y total”.

La demanda se dirigía principalmente a las autoridades del Estado turco quienes aún manipulan los hechos del pasado negando que lo ocurrido fue un genocidio, una matanza sistemática contra el pueblo armenio. Oídos sordos; una vez más. Las columnas de flores que rodeaban la llama eterna del memorial en símbolo de supervivencia se decoloraron con los dichos del presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan en una búsqueda de lógica y justificativo a la violencia ejercida hacia los armenios del Imperio Otomano en 1915. Esta vez, las directrices negacionistas de Turquía atravesaron la pantalla para continuar la disputa en Twitter. Por su parte, el primer ministro armenio Nikol Pashinyan instó a la comunidad internacional a no permanecer en el silencio y responder a esta declaración de extremo odio para los armenios y toda la humanidad.

En un comunicado, Pashinyan manifestó que las víctimas no sólo fueron exterminadas físicamente sino también privadas del derecho a vivir en su patria. Agregó que manteniendo viva la memoria y exigiendo justicia, los armenios ganarán inmortalidad y serán consistentes en la lucha por el reconocimiento internacional del Genocidio Armenio. Conscientes de este mensaje, voces de reclamo excedieron los límites de Ereván, y se agruparon también en otras ciudades como Stepanakert, Spitak e Ijevan.

Bako Sahakyan, por su parte, también participó de los actos conmemorativos del 104° aniversario del Genocidio Armenio en Artsaj y expresó que el 24 de Abril es un día que unifica a Armenia, Artsaj y a la diáspora en mente, alma y memoria. Y añadió que la unidad y la resiliencia en el camino hacia la construcción de la patria, y la promesa de un futuro brillante para el pueblo armenio es la mejor respuesta al genocidio que intentó aniquilarlos.

Durante el discurso de representantes de UJA de Armenia, previo a la partida hasta el Dzidzernagapert, ardió la luna y la estrella de la bandera turca en la explanada del Teatro Ópera. Como consecuencia, algunos jóvenes denunciaron el hecho a la policía, acusando de violar uno de los artículos del Código Civil que establece un castigo ante la falta de respeto hacia los símbolos nacionales armenios o de otros países.

¿Cuenta esto también para Turquía, el Estado genocida de 1.500.000 armenios y transgresor de la verdad en la actualidad? ¿Supone un delito esta representación de repudio realizada sobre el suelo reducido que hoy denominamos Armenia a consecuencia de planes de aniquilación y destierro? Al respecto, Gegham Manukyan, director de canal Yerkir Media, desafió a los denunciantes citándolos al día siguiente a la Plaza de la Libertad donde replicó la quema de una bandera turca de papel.

En esta ocasión, Manukyan manifestó que los jóvenes de la FRA-Tashnagtsutiún queman la bandera todos los años como símbolo de desdén al negacionismo del gobierno turco, el heredero del gobierno otomano; dejando excluida la idea de que es un acto en contra de su pueblo.

Ante posibles dudas, Manukyan les sugirió que revisen las recientes declaraciones de Erdogan sobre este asunto, de modo que echen luz a su conceptualización sobre los reclamos del pueblo armenio antes de tomar pasos desatinados.

La semana en Artsaj

Esta semana el Primer Ministro armenio marcó la importancia de consolidar un enfoque claro sobre la resolución de la cuestión de Artsaj. Frente a profesores y estudiantes de la Facultad de Economía y Administración de la Universidad Estatal de Ereván, Nikol Pashinyan hizo referencia a los rumores sobre sus intenciones de ceder territorios Artsajíes que circularon en los medios y redes sociales a partir de su asunción. Como respuesta, señaló que tiene una perspectiva personal sobre la determinación del conflicto, pero no es el gobierno el propietario del asunto, sino toda la nación armenia.

Sin embargo, la resolución del conflicto no depende solo de la parte armenia, sino también de las autoridades de Azerbaiyán, que lejos están de contribuir a la estabilización de la situación. Hace unos días, el Ministerio de Defensa de Artsaj informó sobre una información falsa difundida por medios azeríes que denunciaban a las fuerzas militares armenias de atacar en la línea de contacto al momento que unas niñas se encontraban en el patio de una de las viviendas del pueblo Chiragli. El Ministerio de Defensa no sólo negó rotundamente la información divulgada sino también mostró predisposición para dar a conocer grabaciones de video que dan cuenta de la situación estable en aquellas áreas en el instante mencionado.

Frente a esta acción de provocación, las Fuerzas Armadas de Artsaj instaron a la parte azerí a manifestar una actitud constructiva y abstenerse de realizar tácticas que agraven la situación en la línea de contacto.

Pero a falta de agresiones armadas, esta semana Artsaj fue sede de un terremoto de grado 3 en la escala de Richter según lo informado por el Servicio de Protección Sísmica. Aunque de forma ligera, este terremoto se sintió en algunos pueblos de cercanos a la región de Karvachar.

Los pasos del nuevo gobierno

Pashinyan conectó su transmisión en vivo de Facebook una vez más e informó sobre uno de los temas más polémicos de la realidad doméstica de Armenia. La creación de nuevos puestos de trabajo. Con documentos impresos en su mano, manifestó que se han creado 50.141 nuevos puestos de trabajo a comparación con el mismo periodo del año anterior.

Las dudas fueron inevitables cuando el Primer Ministro mencionó este número por primera vez en la sesión de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa en Estrasburgo en abril: ¿Cómo? ¿Cuándo?

Debido a que recientemente se ha transitado por una disminución en los índices del sector industrial –especialmente en la minería y metalúrgica- y, por otro lado, se espera que el ajuste de la estructura gubernamental implique la reducción de puestos de trabajo en el sector estatal, la necesidad de justificar el registro presentado es inevitable. Más aún teniendo en cuenta que la diferencia de los índices de desempleo entre este año y el anterior no es significativa.

Para quienes se preguntaban qué sectores están representados en ese total, Pashinyan aclaró que 16.427 puestos fueron generados en el ámbito del comercio mayorista y minorista, como también en la esfera de reparación de automotores. Por otro lado, el sector industrial participó con 9.551 nuevos puestos, los servicios alimenticios con 8.334 y otros servicios con 2.574. También se registró un incremento de 2.260 puestos en el ámbito de información y comunicaciones, y 1.834 en actividades administrativas y auxiliares. Estos números fueron extraídos de los datos fiscales presentados por las compañías, lo cual según Pashinyan muestra un mayor compromiso hacia el Estado por parte de los ciudadanos y las empresas. Más allá de que el Primer Ministro aseguró que no es posible que la Comisión de Ingresos Estatales haya provisto datos irreales, nunca está de más cuestionar lo que a simple vista parece ilusorio.

En sintonía con el campo de los ajustes de personal, esta semana el presidente de la Comisión de Regulación de Servicios Públicos Garegin Baghramyan se refirió a la disminución de trabajadores en la compañía de servicio de gas Gazprom Armenia.

Según Baghramyan, se reducirán de 500 a 1000 puestos de trabajo en un plazo de cuatro a cinco años.

En esta instancia, el justificativo del ajuste giró en torno a cuestiones de optimización del personal y al hecho de que los salarios de los trabajadores influyen en la tarifa del gas. Más allá de que las políticas del nuevo gobierno están orientadas a encontrar una y mil maneras recaudar ingresos, las celebraciones por el Día del Ciudadano, establecido el último sábado de abril por medio de la aprobación de la Asamblea Nacional, fueron factor de desconcierto. Decenas de eventos se llevaron adelante en Ereván en esta nueva efeméride inspirada en la proeza revolucionaria de abril de 2018. “Mantén tu mente brillante” fue el lema de la celebración.

Quienes no se desenvolvieron como mentes brillantes fueron los ideólogos de este festejo. O tal vez no dieron con los organizadores acertados si su intención era diferenciarse de los eventos realizados por el gobierno anterior. Los fuegos artificiales dieron cierre a un programa tupido de actividades que dejó la sensación de un copiar-pegar del esquema de festejos de Ereván-Erebuni organizados desde antaño.

Aquellos que salieron a la calle a disfrutar de la suerte de kermesse extendida por toda la ciudad, probablemente regresaron a sus hogares con la sensación de goce que dejan esta clase de eventos. ¿Y a partir de ahora? Seguramente más de uno se ha preguntado cómo mantendrá su mente brillando a partir del lunes.

Mientras otros estarán convencidos de que ese objetivo es una responsabilidad del Estado y no exclusivamente del ciudadano. Las mentes brillantes se promueven percibiendo a los individuos como ciudadanos plenos de derechos y capaces de tomar decisiones.

Brindándoles garantías sociales para que desarrollen su vida íntegramente; asegurando las mismas condiciones para los jóvenes que viven en la ciudad y aquellos que viven en las zonas fronterizas. Las mentes brillantes resultan de ciudadanos que apuestan a la prosperidad de su nación y fortalecen los anhelos de un estado fuerte en un rincón de su existencia.

Para ello no se precisa gastar 250 mil dólares del presupuesto estatal en eventos. Las mentes se mantienen brillantes cuando hay motivos para regocijarse. Los ciudadanos esperan ansiosos esos motivos; mientras tanto que alguien solicite a las nuevas autoridades que se abstengan de incitarlos a cortar las calles para hacer khorovadz.

Betty Arslanian
Corresponsal en Ereván
beatrizarslanian@gmail.com

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora