Noticias en idioma armenio

Resumen semanal desde Armenia: Las victorias y la cuestión de Artsaj

El Día de la Victoria en Armenia y el aniversario de la toma de Shushí. Viaje de Pashinyan a Artsaj. El tratado Armenia-Artsaj. Cambios en el Código Tributario y en la estructura de gobierno.

La semana en Armenia estuvo atravesada por festejos. Fue una tri-celebración con aire patriótico que plagó las calles de Armenia y Artsaj. El Día de la Victoria es una de las herencias de la era soviética armenia, en el cual se conmemora el triunfo de los soviéticos sobre la Alemania nazi bajo el manto de la Segunda Guerra Mundial. Armenia tuvo su participación con 600.000 armenios dentro de los cuales se encontraban renombrados mariscales como Baghramyan, Babajanyan y Khudyakov. A su vez, hace 27 años, las tropas armenias coronaron exitosamente la operación de la toma de Shushí, que fue un punto de inflexión para la liberación de Artsaj. Y para completar la trilogía del 9 de mayo, también formó parte de los festejos la creación oficial del Ejército de Defensa de la República de Nagorno Karabaj en 1992.

Las actividades de conmemoración fueron diversas, como también las hazañas heroicas que consolidaron la liberación del pueblo armenio. En Ereván se realizó una concentración bajo la denominación “Regimiento inmortal” en honor a los mártires armenios de la Segunda Guerra Mundial, la guerra de Artsaj y la guerra de abril de 2016. Todos llevaron los retratos de sus familiares y camaradas. El centro de la ciudad quedó colmado de rostros de quienes contribuyeron a reforzar la Armenia libre e independiente soñada desde antaño.

El primer ministro Nikol Pashinyan aprovechó el feriado y viajó a Artsaj para participar de los eventos de conmemoración. Parecía que la visita iba a limitarse a las ofrendas florales en diferentes espacios de memoria, pero fue más que eso. El Primer Ministro armenio y el presidente de la República de Artsaj Bako Sahakyan se hicieron un hueco para conversar a solas sobre la cooperación de ambos estados. Un dúo que tiene sus rodeos; que son dos repúblicas autónomas desde todos sus poderes, pero se convierten en dos lados de una misma moneda cuando manifestamos que Artsaj es Armenia o tomamos como superficie geográfica de Armenia los 11.400 km2 de territorio artsají.

En su salutación, Pashinyan hizo uso de la tercera persona para felicitar al “pueblo de Artsaj” y expresar el orgullo que siente por ellos. Y es de común acuerdo que la tercera persona supone siempre cierto distanciamiento. Pero mejor concebirlo como un descuido del mandatario.

Otro que aprovechó el feriado para viajar a Artsaj fue el expresidente de Armenia Serzh Sargsyan, para quien los días pasan más apaciblemente desde que fue marginado de la escena política. Así, con más tiempo libre en su agenda, pudo recorrer algunos sitios con ofrendas florales.

Más allá de que la cuestión de Artsaj representa una de las victorias más significativas de la historia reciente del pueblo armenio, también acarrea su lado desafortunado. Las relaciones con la vecina Azerbaiyán continúan en altos estadios de tensión. Esta semana, el Servicio Nacional de Seguridad (SNS) de Armenia ha revelado un caso de espionaje por parte del servicio de inteligencia azerí. Una persona no identificada y localizada en Turquía, se presentó como miembro del SNS de Armenia y, mediante un juego clandestino de inteligencia, recaudó información sobre unidades y equipamientos militares. El material recolectado fue enviado con moño al servicio de inteligencia azerí. Por su parte, el Departamento de Investigación de este organismo inició un proceso penal y tomó medidas para operar frente a delitos similares.

Artsaj se ubica siempre bajo la mira de la FRA-Tashnagtsutiún. Prueba de ello es el foro realizado esta semana bajo el título “Alianza Estratégica Armenia-Artsaj” a los fines de elevar las relaciones jurídicas de ambos estados a un nivel superior. Recibieron sus cartas de invitación especialistas políticos y militares, representantes de esferas públicas de Armenia, Artsaj y la Diáspora, y delegados de los bloques partidarios de la Asamblea Nacional.

A raíz de este encuentro, se designó una comisión con el objetivo de asegurar una adhesión panarmenia a la creación de esta alianza estratégica, brindar nuevo impulso a la protección de los derechos de los ciudadanos de Artsaj y activar el proceso de su reconocimiento internacional.

¿Cuáles son las razones de realizar un foro de este estilo? Hrant Markarian, miembro de la FRA-Tashnagtsutiún, lo ha justificado como la percepción de peligro. Peligro que se advierte cuando se sostiene que, si existen amenazas de guerra o dificultades para mantener un gran ejército, entonces Artsaj personifica una carga. Y no hace falta ahondar más en el destino de los asuntos que suelen ser considerados una carga. En oposición a esta concepción, Markarian subrayó que Artsaj es vital para el desarrollo del pueblo armenio y ceder no es una opción. Sin dudas, las vidas que se ha llevado esta lucha son demasiadas, pero Markarian acusó a las autoridades estatales de generar miedo en los ciudadanos al declarar que, en situación de guerra, todas las familias armenias deberían estar preparadas para sacrificarse. “¿Pero acaso hay algo más importante que la patria y el derecho a vivir libremente en ella?”, fue la pregunta central de Markarian.

Políticas de cambios en la nueva Armenia

Ya un año de la constitución del nuevo gobierno. Los cambios asoman a la puerta y hasta entran sin golpear. Esta semana continuó la tensión en torno a las modificaciones del Código Tributario encabezado por el programa Ahazank de la FRA-Tashnagtsutiún. En esta ocasión, una lluvia de billeteras vacías en la entrada de la Casa de Gobierno reflejó la situación económica de los trabajadores de clase media y baja. El escenario sería aún más caótico con la nueva propuesta del gobierno, es decir la nivelación a un 23% del impuesto a las ganancias para todos los ciudadanos armenios. ¿Acaso esta reforma no deterioraría la situación social de los trabajadores y fortalecería la polarización entre las capas de la sociedad? El programa Ahazank, liderado especialmente por miembros de la Unión Juventud Armenia, señala que la adopción del proyecto de ley sobre modificaciones del Código Tributario no sólo conducirá al aumento del índice de pobreza, sino también reducirá el caudal del presupuesto estatal.

Aunque desde su asunción el nuevo gobierno ha intentado evaluar formas de recaudación de fondos, todo indica que no clavará sus garras en aquellos que reciben salarios altos y mayores réditos de la sociedad, sino en el 65% de la población clasificada como trabajadores de ingresos bajos.

Cuando se trata de recaudación de fondos estatales, también se cae inevitablemente en los ajustes que afectan a la estructura de gobierno. Esta semana se procedió a la segunda lectura y a la aprobación del paquete de modificaciones estructurales y operativas del gobierno. Los 17 ministerios actuales se reducirán a 12. El Ministerio de Cultura y Deporte se fusionará con el de Ciencia y Cultura; el Ministerio de la Diáspora adoptará la forma de un Alto Comisionado para Asuntos de la Diáspora bajo la supervisión del Primer Ministro; el Ministerio de Agricultura será absorbida por el Ministerio de Desarrollo Económico e Inversiones cuya denominación cambiará; el Ministerio de Infraestructura Energética y Recursos Naturales funcionará bajo el de Administración Territorial y Desarrollo; el Ministerio de Transporte, Comunicaciones y Tecnología de la Información será dividida y aspirada por otros órganos ministeriales. Efectivamente, el proceso de reformas llevará a la consolidación de una estructura de súper-ministerios a tono con la encarnación de un súper-primer ministro.

Sin embargo, esta semana en una conferencia de prensa Nikol Pashinyan negó esta concepción. Para disipar las dudas sobre sus competencias, manifestó que ser un súper-primer ministro implicaría decidir cuestiones como quién se encarga de la producción de determinados bienes, dónde se deben elegir alcaldes o qué duración deberían tener los procesos penales. También se justificó con su gran hazaña de aplicar la nueva modalidad de puertas abiertas en las sesiones de gobierno y de la Asamblea Nacional. En términos de Pashinyan, este no es su caso, ya que considera a un súper-gobierno como aquel que concentra el poder en una persona o en un grupo, sin cederlo a nadie. Pero acaso, ¿el Primer Ministro ignora que Armenia ya ha traspasado ese umbral y ha adoptado el sistema democrático desde hace casi tres décadas?

Y para continuar, esta semana el Primer Ministro hizo uso de sus súper poderes y fue a trabajar en bicicleta. Alentó a los ciudadanos a seguir una vida saludable y les prometió mejorar las condiciones de la ciudad para manejar cómodamente. Ereván aún no posee una infraestructura segura y confortable para los ciclistas; aunque ya cuenta con un increíble parque en el centro de la ciudad que fue inaugurado esta semana.

El 2.800° aniversario de Ereván se ha llevado un parque donado por la fundación de la familia Vardanyan que cubrirá los costos de su mantenimiento por 99 años. Tiene infinitas fuentes de agua y mosaicos que simulan un tapiz armenio; un mapa de la ciudad en el centro y un moderno sistema de riego por goteo.

El intendente de Ereván Hayk Marutyan participó de la ceremonia de inauguración y agradeció por el obsequio destinado al goce de los ciudadanos armenios. Luego del escandaloso desmonte de las cafeterías alrededor del Opera, todo indica que Marutyan es el primer convencido de alentar la creación de espacios verdes en la ciudad. Y para asegurarse de que los amantes de los negocios no se acerquen con sus almas especuladoras, se ha puesto freno a la iniciativa privada mediante una cláusula que prohíbe operaciones comerciales en la superficie del parque.

Betty Arslanian
Corresponsal en Ereván
beatrizarslanian@gmail.com

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora