Noticias en idioma armenio

Resumen semanal: El caso Kocharyan sacude Armenia

Robert Kocharian en juicio por la represión del 2008. Intento de ataque al dirigente de la FRA, Hrant Markarian. Viaje de Nikol Pashinyan a China y reunión con el presidente Xi Jimping. Aniversario del cese de fuego en Artsaj

Esta semana giró en torno a la situación judicial del segundo presidente de Armenia Robert Koharyan, quien se encontraba desprovisto de su libertad. A modo de nota, el expresidente estaba acusado de derrocar el orden constitucional durante las manifestaciones en contra del fraude electoral que colocó a Serzh Sargsyan como presidente del país en marzo de 2008. Su adversario Levon Ter-Petrosyan se negó a aceptar los resultados y Kocharyan anunció un estado de emergencia. Pronto, subdivisiones del Ejército emergieron en las calles de Ereván. Ocho civiles y dos policías murieron. Pasaron más de diez años y los relatos vuelven a escena para escarbar en los hechos y designar responsables.

Kocharyan apareció en el Tribunal de Jurisdicción General de los distritos administrativos Avan y Nor Nork el 13 de mayo para comenzar un jucio penal que duraría más de cuatro días.

Un día antes, siguió el patrón de varios referentes de la historia que han escrito libros en tiempos de prisión y publicó el suyo titulado “Vida y libertad”. Algunas pinceladas de su infancia en Artsaj, su carrera en Ereván y su acceso a la esfera política. El autor no estuvo presente en la presentación por lógicos motivos. Sin embargo, no dudó en emitir un comunicado que culpaba al gobierno de obstaculizar la publicación del libro al no contar con computadoras, herramientas técnicas, ni comunicación con los traductores que se encargarían de concretar la versión rusa del material. Kocharyan aseguró que el primer ministro Nikol Pashinyan está librando una venganza política en su contra. No sería una hipótesis tan absurda, si se considera que el actual Primer Ministro tuvo un rol preponderante en aquella manifestación y fue sentenciado a varios años de prisión acusado de organizar desórdenes masivos. Con ánimos de vendetta o no, claro está que su intención es verlo tras las rejas, dando rienda suelta a una disputa legal cada vez es más política. Un juego de circunstancias que suponen riesgos para la estabilidad interna y las relaciones exteriores de Armenia.

Llegó el juicio. El aire tenso dentro de la sala se cortaba con cuchillo. Del mismo modo fuera del recinto, donde activistas simpatizantes y opositores de Kocharyan desplegaron una batalla simbólica en la vereda. Estaban presentes los miembros de las familias de los fallecidos a raíz de las protestas post electorales. Un gran número de periodistas cubrieron la sesión y otros tantos no pudieron entrar a la sala debido a la falta de espacio.

Bajo el pedido del juez David Grigoryan, se convocó al presidente actual y anterior de la República de Artsaj, Bako Sahakyan y Arkadi Ghukasyan para presenciar la sesión. Una vez allí, se les presentó sus derechos como garantes de la liberación de Kocharyan y se les pasó factura por una suma aproximada de mil dólares a cada uno. De este modo, ellos serían los responsables del andar del ex presidente si fuese liberado. La sesión del día concluyó con una sociedad expectante por la resolución judicial.
Al día siguiente, finalmente el juez anunció la liberación de Kocharyan. Tanto dentro como fuera del recinto, se intensificó la cruzada entre partidarios del ex presidente y seguidores del gobierno. Música, por un lado; abucheos por el otro. Los devotos del nuevo Primer Ministro no dudaron en expander su descontento por las calles de la ciudad. Su expresión cobró forma de odio, intolerancia y amenzas cuando los manifestantes atacaron al miembro de la FRA-Tashnagtsutiun Hrant Markarian, quien en aquel momento paseaba con sus pequeños nietos en la explanada del Teatro Opera ¿No es acaso la función del gobierno garantizar la seguridad y la tranquilidad de todos los ciudadanos? ¿Es esta la nueva Armenia de tolerancia y amor que Pashinyan había prometido?

Inmediatamente, el Buró de la FRA-Tashnagtsutiun emitió un comunicado repudiando el comportamiento de esta multitud eufórica y llamando al gobierno a evaluar los hechos y sancionar a los responsables. Una vez más, la FRA dio cuenta de su fortaleza panarmenia y unificó su voz alrededor de la peligrosidad que estas expresiones de enemistad suponen para el mantenimiento del orden civil y la consolidación de la polarización social. El Comité Regional de la FRA de Sudamérica se unió al reclamo mediante una declaración.

Lejos de apaciguar a sus seguidores, Pashinyan cerró el fin de semana recomendando a los ciudadanos dormir temprano para movilizarse hacia todos los tribunales de justicia del país. A través de una transmisión en vivo por su cuenta de Facebook describió el objetivo de bloquear el acceso y la salida de cualquier persona a los establecimientos. La polémica se intensificó en un abrir y cerrar de ojos. En términos del Primer Ministro, ya ha comenzado un proceso irreversible de independencia del sistema judicial del resto de los poderes. Mientras, por su parte, el resto de los bloques como Armenia Próspera, el Partido Republicano y Armenia Luminosa instaron a Pashinyan a volver tras sus pasos. Incluso el presidente Armen Sarkissian y Karekin II se manifestaron a favor del establecimiento del orden civil y el respeto de la Constitución.
A pesar de un amanecer con lluvia torrencial, los fieles al Primer Ministro se acercaron a los tribunales. Según los cálculos, fueron un poco más de mil ciudadanos, entre los que se encontraban parlamentarios del bloque oficial. Seguidamente circuló un video en el cual uno de los funcionarios de un tribunal intentó ingresar por la ventada del edificio ante el bloqueo de la entrada. Fue atacado por algunos manifestantes y cayó al suelo sin consumar su misión.

Incluso el domingo por la noche, Pashinyan había alertado respecto a un importante anuncio, que haría al mediodía del dia siguiente, sobre la segunda etapa de la revolución. Llegado el momento, muchos ciudadanos, que suponían que el segundo paso de esta nueva Armenia sería la revolución económica, quedaron desconcertados. En su comunicado, Pashinyan se refirió a la inseguridad que inspiran las decisiones del sistema judicial para toda la sociedad armenia y la percepción de la Justicia como una remanente del régimen anterior. Apropiándose de la voz del pueblo armenio, subrayó que esta falta de confianza popular significa la inexistencia de legitimidad en el accionar de la Justicia y una amenaza para la estabilidad del país. A su vez, insistió en acusar a los representantes del gobierno anterior de intentar mantener su sistema corrupto y generar conflictos entre los pueblos de Armenia y de Artsaj con ánimos de dividir y ocultar sus actos ilegales. Como parte de su paquete de peticiones, el mandatario solicitó que los jueces deben ser sometidos a investigación. Probablemente, su principal intención es sacar al sol sus vínculos políticos y sus antecedentes como funcionarios judiciales. Y para avanzar aún más allá, solicitó la renuncia de aquellos jueces que no respeten los principios de la Corte Europea de Derechos Humanos y operen sin objetividad.
A raíz de los sucesos de las últimas horas, el juez del caso de Kocharyan suspendió el proceso y aplicó a la Corte Constitucional para determinar la constitucionalidad del árticulo sobre disrrupción del orden constitucional en base al cual se ha manejado el caso del ex presidente.
Ante la alarmante situación en el país, la FRA-Tashnagtsutiun convocó a sus partidarios a una movilización el miércoles en la explanada del Opera. Los ánimos caldeados continúan y todo indica que se extenderían algunos días más.

Agenda de gobierno activa

Previo a los días tensos del juicio de Kocharyan, Pashinyan bajó del avión junto a su delegación. El destino fue Luxemburgo, donde se reunió con el primer ministro Xavier Bettel. El mandatario armenio recibió los elogios de su homólogo respecto a los últimos hechos socio-políticos en el país caucásico y estrecharon sus manos en pos de la consolidación de sus relaciones bilaterales. Pashinyan marcó la importancia de la colaboración mutua en distintos sectores económicos como tecnología de la información, agricultura, turismo y rotación comercial. Como gran parte de las primeras citas o un amor que recién comienza, luego de conversar, salieron a dar un paseo por la ciudad.

Las reuniones en el exterior continuaron. Nikol Pashinyan llegó a Bruselas donde fue recibido por el presidente del Consejo Europeo Donald Tusk. Una serie de mandatarios estaban invitados a la cena de celebración del décimo aniversario de la Asociación Oriental de la Unión Europea. El programa concentra a Armenia, Georgia, Moldavia, Bielorrusia, Ucrania y Azerbaiyán. Efectivamente, el presidente Ilham Aliyev también se encontraba allí. Su cruce fue nada formal, sólo un breve intercambio de palabras alrededor de la mesa sobre la situación general de Artsaj. Pashinyan negó la existencia de planes concretos al momento, pero insistió en la inserción de Artsaj en la mesa de negociaciones.

La semana agitada del Primer Ministro continuó en China. Fue acompañado por su mujer, Anna Hakobyan, quien lució un encantador tapado y zapatos con motivos armenios al bajar del avión. Allí los recibieron unos niños con trajes nacionales chinos y una larga columna de militares uniformados.
El esperado encuentro no tardó en llegar. Pashinyan se reunió con el presidente Xi Jimping y pusieron sobre la mesa temas referidos a la relación bilateral. El mandatario chino aseguró la importancia de la cooperación entre ambos países y asumió su compromiso para participar en la construcción de la carretera Norte-Sur. Pashinyan ancló las similitudes entre ambas naciones en la antigüedad de sus civilizaciones y le agradeció por invitarlo a la conferencia “Diálogo de las civilizaciones asiáticas”. Los ámbitos de cooperación discutidos giraron en torno a la tecnología de información, infraestructura, educación, energía y transporte. Positivamente, esta última fue la esfera que comenzó a profundizar sus pasos sin esperar que la delegación armenia regrese a su país. El ministro de Transporte, Comunicación y Tecnologías de la Información Hakob Arshakyan se reunió con su homólogo Li Xiaopeng, quien le presentó el desarrollo de la infraestructura de transporte en China. Por su parte, Arshakyan dio cuenta de los proyectos de construcción de la carretera Norte-Sur y su cooperación con la empresa China Railway Group para concretarlo. Por otro lado, algunas buenas noticias rondaron entre los temas conversados: la posibilidad de vuelos directos entre China y Armenia, la liberación para compañías de transporte internacional desde territorio armenio y un acuerdo para activar el transporte de carga entre ambos países.

En busca de inversiones internacionales, una reunión con empresas chinas marcó el fin de la visita de Pashinyan al país oriental. El Primer Ministro escuchó propuestas de inversión por parte de líderes de compañías como Ganergy Heavy Industry Group, Hajer y MZTL. Algunas de ellas fueron la importación de cognac y vino, introducción de productos agrícolas armenios a China y producción de ascensores para edificios en Amenia.

Mientras tanto, Artsaj

La cuestión de Artsaj también fue tema de discusión entre Pashinyan y Xi Jimping, donde ambos coincidieron en encaminar la resolución del conflicto mediante el diálogo. Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional de Armenia Ararat Mirzoyan se reunió con su homólogo de Artsaj Ashot Ghulyan quien llegó a Ereván junto a una delegación. Ambos coincidieron en la importancia de consolidar sus relaciones parlamentarias y posicionarlas en un nivel cualitativamnete superior.

Se cuplieron 25 años de la firma del cese de fuego. El documento firmado en 1994 por los ministros de Defensa de Armenia y Azerbaiyán, y el Jefe del Ejército de Artsaj camina, desde entonces, por la cuerda floja. Ante este aniversario, Pashinyan subrayó que la parte armenia ha sido y seguirá siendo permanentemente leal al cumplimiento de este pacto fundamental. “Ha transcurrido un cuarto de siglo y lamentablemente, el cese de fuego no ha direccionado un proceso de paz (…) Las negociaciones objetivas y los resultados sólo serán posibles cuando Artsaj participe en el proceso (…)”, expresó el Primer Ministro.

Por otro lado, la otra campana personificada en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Azerbaiyán emitió una declaración en la que manifestó que los factores para la consolidación de relaciones estables entre las partes giran en torno al restablecimiento de la integridad territorial de Azerbaiyán dentro de las fronteras internacionalmente reconocidas, el regreso de las personas desplazadas a sus hogares y la coexistencia pacífica de ambas comunidades. Nada nuevo en esta eterna polémica que, más que una negociación, es una lata de alguna cosa no perecedera.

La OSCE no se da por vencida y continúa con sus observaciones de rutina en la linea de contacto. Esta semana, su misión se dirigió a observar el cumplimiento del régimen de cese de fuego en la región de Mardakert. Representantes del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Defensa de Artsaj también participaron de la jornada de inspección.

Sin embargo, fronteras adentro, el pueblo de Artsaj construye su realidad cotidianamente. Algunos trabajan, otros estudian; pero esta semana todos participaron del Festival del Jingalov Hatz. Consiste en una decena de diferentes hierbas autóctonas envueltas en una masa delgada. El jingalov hatz es un típico manjar de Artsaj. Aunque se prepara en algunos lugares de Armenia, todos aseguran que no es lo mismo.

El punto recomendado es el mercado de Stepanakert, donde algunas mujeres con sus delantales empolvados con harina lo preparan en el momento y lo entregan calentito. En esta ocasión, más de 120 stands presentaron sus propuestas y secretos de preparación. Al final, se presentó el jingaloz hatz más grande del mundo. Armenia suma un record más a la lista encabezada por el teleférico más largo y al zapato más viejo del mundo.

Betty Arslanian
Corresponsal en Ereván
beatrizarslanian@gmail.com

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora