Noticias en idioma armenio

Se acerca el Centenario de la Independencia de Armenia

Bandera y escudoEn apenas días celebraremos un nuevo aniversario de la Independencia de la República de Armenia. Noventa y nueve años habrán pasado ya desde aquel 28 de Mayo de 1918 en que los armenios finalmente obtuvieron su independencia. Casi un siglo de existencia en la historia de una colosal nación que debió esperar más de cuatro mil años para proclamar su emancipación y proyectarse en el concierto de las naciones libres e independientes de todo el mundo.

Todos sabemos que la República de Armenia tuvo un difícil comienzo y que su primera etapa apenas duró algo más de dos años. Muchos fueron los motivos que limitaron su efímera primera etapa pero la historia ya se ocupó de poner las cosas en su lugar. Lo cierto es que Armenia transitó el gran parte del Siglo XX inmersa en el contexto de un otro imperio, en este caso el soviético. Y ese paso le dejó huellas positivas y negativas. Armenia logró sobrevivir del genocidio y recuperó apenas una porción de su territorio histórico. En ese pequeño suelo patrio, los armenios lograron recuperar su identidad, sus tradiciones, su cultura. También se desarrollaron mostrando la capacidad congénita de una raza inextinguible que debió una vez más entregar a miles de sus hijos en la Segunda Guerra Mundial luchando contra el nazismo. Soportamos demasiadas pérdidas, padecimos hambre y frío, luchamos contra el totalitarismo que decía resguardarnos pero nos exiliaba a Siberia o asesinaba a nuestros intelectuales y religiosos.

Armenia y los armenios estamos hechos de una madera especial, somos indestructibles. Difícil será encontrar en la historia reciente de la humanidad una raza que haya debido enfrentar tantas calamidades a lo largo de su existencia. Genocidios, desplazamientos, usurpaciones, guerras, sometimientos y otras tantas miserias no lograron reducirnos a la nada. Siempre logramos sobrevivir y recomenzar allí donde nuestro cruel destino nos hubo depositado.

Noventa y nueve años después de ese 28 de Mayo seguimos existiendo y creciendo como nación, con todas nuestras dificultades, con todas nuestras penurias, pero hoy somos dueños de nuestro futuro. Ya no podemos responsabilizar a otros de nuestras carencias, debemos aceptar nuestros errores y trabajar para enmendarlos. Las nuevas generaciones de armenios nos observan y esperan que de una vez y para siempre tengamos un futuro venturoso para vivir en paz y armonía.

Todos debemos ser partes de esa nueva epopeya que pronto cumplirá un siglo de vida. En pocos días más comenzaremos a recorrer el sendero hacia el Centenario de la Independencia de Armenia. Y así como fue trascendental para todos los armenios la conmemoración de los cien años del genocidio que sufrimos en manos de los turcos, esta celebración debe superar ampliamente ese evento porque será la muestra evidente de nuestro triunfo de supervivencia.

Muchos héroes anónimos o no, tapizaron con su sangre el sendero hacia la libertad y la independencia. Quién imagina lo que hubieran dado nuestros padres y abuelos por poder compartir ese cada día luminoso en que la majestuosa tricolor abraza a los armenios de toda la tierra ondeada por la brisa de nuestra Madre Patria.

A un año del Centenario de la Independencia, tomemos el compromiso de ahondar nuestro vínculo con Armenia, trabajemos incansablemente para que nuestra identidad sobresalga y nos haga más orgullosos aún de ser los bravíos hijos del Ararat.

El 28 de Mayo de 2018 está cada día más cerca.

Jorge Rubén Kazandjian 

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora