Noticias en idioma armenio

Sin atender las presiones de Turquía el Papa Francisco habló del Primer Genocidio del Siglo XX contra el pueblo armenio

Misa VaticanoCiudad del Vaticano (Fuentes diversas).- Pese a las fuertes presiones previas, el Papa Francisco fue fiel a sus principios y calificó como el Primer Genocidio del Siglo XX el exterminio de un millón y medio de armenios en 1915.

Ante una Basìlica de San Pedro con enorme concurrencia de la Diáspora armenia a partir del presidente Serge Sarkissian y gran parte de su gabinete de gobierno, la procesión encabezada por el Patriarca católico Nersés Bedrós Tarmouní XIX e integrada por el Papa Francisco y los catolicoses Karekín II y Aram I, se trasladó al altar central donde se desarrolló la trascendental ceremonia.

Antes de que diera comienzo la solemne misa -en la que se proclamó doctor de la Iglesia a San Gregorio de Narek-, Francisco calificó la masacre de un millón y medio de armenios por parte de los otomanos turcos, como “el primer genocidio del Siglo XX”. Durante el mensaje que dirigió Francisco, el Pontífice evocó palabras de Juan Pablo II y el líder de la Iglesia Apostólica Armenia Karekin II en su declaración del 27 de septiembre de 2001 en Echmiadzin, la Santa Sede de esa Iglesia.

Papa Francisco 2Esta es la primera vez que un Papa pronuncia públicamente la palabra “genocidio” para calificar la masacre de armenios, repitiendo un término utilizado por algunos países europeos y de América del Sur, pero evitado por Estados Unidos y otra naciones que omiten hacerlo para no dañar sus relaciones con un aliado considerado “importante”, pero que seguramente se transformará en incómodo “amigo” a partir de esta inequívoca declaración papal.

“Queridos fieles armenios hoy recordamos, con el corazón traspasado de dolor, pero lleno de esperanza en el Señor Resucitado, el centenario de aquel trágico hecho, de aquel exterminio terrible y sin sentido, que vuestros antepasados padecieron cruelmente”, dijo el Papa en el mensaje que leyó antes de comenzar la celebración. “Es necesario recordarlos, es más, es obligado recordarlos, porque donde se pierde la memoria quiere decir que el mal mantiene aún la herida abierta. Esconder o negar el mal es como dejar que una herida siga sangrando sin curarla”, agregó.

Serge Sarkissian“También hoy estamos viviendo una suerte de genocidio causado por la indiferencia general y colectiva, por el silencio cómplice de Caín”, agregó. Francisco recordó luego que la humanidad vivió en el siglo pasado ‘tres grandes tragedias inauditas‘. La primera, la que generalmente es considerada como el primer genocidio del siglo XX golpeó a vuestro pueblo armenio, primera nación cristiana, junto a sirios católicos y ortodoxos, asirios, caldeos y griegos”, afirmó. “Fueron asesinados obispos, sacerdotes, religiosos, mujeres, hombres, ancianos y hasta niños y enfermos indefensos”, indicó.

Mencionó después las otras dos grandes tragedias “perpetradas por el nazismo y por el estalinismo” y “más recientemente los otros exterminios de masa, como los de Camboya, Ruanda, Burundi, Bosnia“.

Francisco, que ha hecho caso omiso a muchos aspectos del protocolo al convertirse en Papa hace dos años, utilizó previamente el término durante una audiencia en el Vaticano con una delegación de Armenia en 2013, lo que provocó una fuerte protesta por parte de Ankara.

“Es necesario, y de hecho un deber rememorarlo, para honrar su memoria, porque cuando la memoria se desvanece, significa que el mal permite que las heridas se agraven. Ocultar o negar el mal es como permitir que una herida siga sangrando sin vendarla”, dijo Francisco.

Papa Francisco 1La misa de más dos horas de duración fue concelebrada por el patriarca armenio católico armenio Nersés Bedrós XIX y contó con himnos religiosos armenios medievales cantados por dos coros de Gyumrí.

Subrayando el espìritu ecuménico de la conmemoración religiosa, los catolicoses Karekín y Aram I, junto a una decena de altos prelados entre quienes se encontraban el arzobispo Kissag Mouradian, Primado de la Iglesia Apostólica Armeia para Argentina y Chile, tuvieron al igual que el presidente Serge Sarkissian el privilegio de ser ubicados en un sitio de honor en la Basílica de San Pedro.

Finalizado el oficio religioso y en un hecho sin precedentes, Karekín II y Aram I se apretaron en un fuerte abrazo con el Papa Francisco en el altar y poco después entregaron sendos mensajes. “Nuestros antiguos pueblos fueron arrancados de su cuna y patria histórica y se vieron obligados a repartirse en el mundo”, expresó Karekín haciendo referencia al Genocidio Armenio. “Nuestra herencia cristiana de tantos siglos de vida fue destruida, derribada y saqueada…” dijo el Catolicós de Todos los Armenios. “Sin embargo, nada, ni siquiera la persecución o hasta la propia muerte, lograron obligar a nuestro pueblo a renunciar a su sagrada fe en Cristo“, manifestó Karekín II.

Aram IPor su parte, Aram I, Catolicós de la Gran Casa de Cilicia, agradeció conmovido “la continua preocupación, asistencia y solidaridad de la iglesia de Roma hacia los armenios”. Luego de dirigir el primer tramo de su mensaje en idioma armenio, Aram I pronunció en inglés un vibrante mensaje donde se refirió concretamente al estado turco, sus intentos negacionistas por no enfrentar su pasado y hasta mencionó el cruento conflicto que Armenia mantiene con Azerbaidján.

También estuvieron presentes de la solemne misa el arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos Ñáñez, el exarca apostólico armenio de América Latina y obispo de la Eparquía San Gregorio de Narek de los Armenios Católicos de la Argentina, monseñor Vartán W. Boghossian, y el cardenal argentino Mario Poli, arzobispo de la Arquidiócesis de Buenos Aires y primado de la Argentina.

Además, asistió una numerosa delegación de representantes de la comunidad armenia de Argentina, que fue recibida por el Papa Francisco el viernes 10 de abril. Durante esa reunión se le obsequió un jachkar, cruz de piedra tradicional de Armenia. De acuerdo a los participantes de la reunión, el Papa se mostró “complacido de que la delegación argentina sea tan numerosa”.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora