Noticias en idioma armenio

“Sólo anhelamos en algún momento unirnos con Armenia”

Entrevista a Bako Sahakian, presidente de la República de Nagorno Karabagh

Karabagh-CantelmiStepanakert (Marcelo Cantelmi para Clarín).- Bako Sahakian preside la república pro-armenia de Nagorno Karabagh, un no país miniatura que se declaró independiente en plena guerra contra Azerbaidján en 1991, pero que desde entonces carece del reconocimiento de cualquier otro Estado en el mundo. Ex miembro del Ejército Rojo en épocas de la URSS y ex jefe de seguridad del enclave donde nació hace 54 años habla con Clarín en su despacho de la capital Stepanakert sin esconder sus dificultades.

Sostiene que el riesgo de que la guerra recomience está presente en cada minuto porque ese conflicto se zanjó con apenas un inestable cese del fuego y hay intercambios constantes en la frontera. Esa llamada “línea de contacto” es hoy y por esos motivos uno de los sitios más militarizados del mundo. Pero la situación es además dramática porque Nagorno, debido a su anormalidad, no puede acceder a la asistencia de organismos internacionales de crédito o a inversiones privadas. “De modo que sólo anhelamos en algún momento unirnos con Armenia”, dice durante la charla lograda después de muchas gestiones por un contacto del Consejo Nacional Armenio.

“Nuestra primera preocupación es el tema de seguridad. Estamos entrenando y armando constantemente a nuestras Fuerzas Armadas. Vivimos con la amenaza latente de un ataque que puede producirse en cualquier momento y tenemos que poder actuar de inmediato”, afirma.

-¿Rusia ha seguido vendiendo armas a Azerbaidján como sucedió los últimos años?
-No sabemos si han dejado o no de vender armas. Pero si debemos rescatar que Rusia esta efectivamente ayudando a nuestras fuerzas, y nuestros oficiales van permanentemente a entrenarse con sus colegas rusos.

-Le hago la pregunta porque el presidente de Armenia dijo en Buenos Aires a Clarín que estaba muy incómodo con esas ventas de armas especialmente por ser Rusia un aliado de su país.
-Puedo decirle que estamos preocupados no solo de que Rusia sino de que otros países limítrofes o no limítrofes, entre ellos Israel, le venda armas a una nación que es básicamente una amenaza.

-¿Qué opina respecto a que equipos de fútbol como el Atlético de Madrid lleven el nombre de Azerbaidján en la camiseta? Una publicidad que también se ofreció a San Lorenzo pero fue rechazada.
-Si el Atlético supiera que la publicidad que está utilizando es de un país fascista que viola los derechos humanos dejarían de hacerlo. Conozco bien lo de San Lorenzo.

-¿Por qué ustedes no siguen la misma estrategia de promoción?
-Sencillo, no tenemos recursos.

-Se sabe que la economía de Nagorno está muy complicada. ¿Cuál es la tasa de desocupación?
-La cifra oficial es de 3% pero esa cifra puede ser superior (según fuentes privadas el indicador sería superior al 20%).

-¿Pese a su situación internacional pueden pedir o recibir créditos del FMI, el Banco Mundial o convocar a inversiones privadas?
-No lamentablemente. En absoluto. Hay normativas que lo impiden. Salvo algún tipo de asistencia humanitaria. Tampoco podemos usar a Armenia como puente para canalizar ese tipo de ayuda. Tenemos algunos apoyos extraoficiales, pero dependemos centralmente de Armenia.

-¿Qué esperan del futuro?
-Estamos viviendo con el sueño de llegar a un momento con la Armenia unida. Vivimos con ese anhelo. Pero no es el momento aun.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora