Noticias en idioma armenio

Testimonios a 64 años de las matanzas de armenios y griegos en Estambul

Entre el 6 y 7 de septiembre se cumplen 64 años de los pogromos de Estambul, masacres contra griegos y armenios cometidas por ciudadanos con el apoyo del gobierno de Turquía.

El pogromo de Estambul fueron ataques de civiles y organizaciones armadas organizadas con complicidad estatal contra minorías, especialmente los griegos, en Estambul entre el 6 y 7 de septiembre de 1955. El detonante de las masacres fue la difusión de una noticia falsa: el gobierno y los medios turcos dijeron que los griegos habían bombardeado el consulado turco en Salónica, al norte de Grecia, el lugar donde había nacido Mustafa Kemal «Atatürk» en 1881. El ataque había sido perpetrado en realidad por un empleado turco del consulado, quien fue posteriormente arrestado y confesó los hechos, algo que ocultaron los medios turcos en un primer momento.

Los ataques contra griegos, que afectaron también a armenios y judíos, continuaron por horas con la complicidad policial, hasta que el gobierno declaró la ley marcial y desplegó al ejército. Según estimaciones posteriores, la población griega de Turquía disminuyó de más de 100.000 personas en 1927, a aproximadamente 7.000 en 1978. Solo en Estambul, la población griega disminuyó de 65.000 a 49,000 entre 1955 y 1960.

Arpi vivió en carne propia el hecho y habló con Diario ARMENIA sobre su historia familiar: «Durante toda mi niñez y luego la adolescencia escuché los relatos de mi padre sobre esa fecha que ahora se nombra como los pogromos de Estambul. Él contaba que en la zona donde vivíamos, en la noche del 6 de septiembre no se enteraron de nada. Pero en la mañana cuando se fue a trabajar, ya entrando en el barrio de Yenikapi, se dio cuenta que había sucedido un desastre. En la zona de fábricas y almacenes, cuyos dueños eran mayormente armenios y griegos, estaba casi todo destruido. Toda la mercadería tirada a la calle, las puertas y máquinas rotas a hachazos».

En ese momento, Arpi cuenta que «se dieron cuenta de que era algo programado por el gobierno y ejecutado por turcos». «Como no tenían cómo rebelarse o quejarse, cada uno trató de reponer y arreglar lo suyo para seguir trabajando. Después se enterarían que en muchos otros barrios de Estambul, una horda de turcos desquiciados rompieron miles de casas, mataron y violaron a mujeres…».

Ese día, el padre de Arpi «tomó la decisión de llevar a su familia a un país donde pudieran vivir libremente», y, después de visitar varios destinos, se decidió por Uruguay. «Hoy agradezco a mi padre por haber tenido el coraje de cambiar su vida de comodidad económica por una vida libre de discriminaciones, donde podemos gritar a voz de cuello todo lo que ha sufrido el pueblo armenio sin que nadie lo impida», relata.

En la autobiografía novelada del empresario de origen armenio Arto Kalciyan se recoge la historia de su padre: «Fue de ese contexto que el padre de Arto decidió que toda la familia debería escapar. Huyendo del sometimiento turco en 1952, los Kalciyan llegaron a la Argentina ‘sin idioma, sin cultura, sin siquiera un mapa, sin nada’, suelta Arto que por ese entonces tenía siete años», de acuerdo con una nota de los archivos del Diario ARMENIA.

El diputado del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Garo Paylan, se refirió al tema y afirmó que el pogromo «fue un crimen importante organizado por el Estado, que resultó en asesinatos, violaciones y extorsiones». Además, pidió que se investigue el hecho que quedó impune, ya que «será un paso importante para la República de Turquía confrontar su pasado encontrando a los autores del pogromo del 6 y 7 de septiembre de 1955, identificando las pérdidas de vidas y bienes y compensando las pérdidas materiales y no materiales de las víctimas y sus familias».

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora