Noticias en idioma armenio

Turquía y una campaña en contra de “The promise”, el filme que financió Kirkorian

Otra faceta del negacionismo

the-promise-2Hay temas que a pesar del paso del tiempo, ahora algo más de un siglo, siguen siendo controversiales. Turquía sigue negando el Genocidio Armenio, en el que perdieron la vida más de un millón y medio de personas directa o indirectamente a manos del Imperio Otomano en su agonía. “The Promise”, proyecto soñado por el millonario descendiente de armenios Kirk Krikorian, quien estuviera al frente de la Metro-Goldwyn-Mayer, está sufriendo una inusitada campaña en su contra a través de Internet, desde su estreno mundial en el último Festival de Toronto, el pasado septiembre. Se rodó en gran parte en España (Almería, Murcia, Teruel, Toledo y Canarias), con un estelar elenco encabezado por Oscar Isaac (a la derecha en la imagen), Christian Bale (a la izquierda en la imagen)  y Charlotte Le Bon.

En la línea de los grandes melodramas épicos de David Lean, “The Promise”, que escribió y dirigió el británico Terry George (“Hotel Rwanda”), narra un conflicto romántico triangular con el trasfondo histórico de la eliminación de parte de la población armenia a manos de los turcos tras la I Guerra Mundial, y tiene como escenario principal a Constantinopla (la actual Estambul), aunque obviamente no rodaron allí.

Isaac interpreta a un talentoso estudiante de medicina armenio y Bale a un periodista norteamericano afincado en Europa. Ambos pugnarán por el amor de una “bella y sofisticada” mujer, Ana (Le Bon). El guión es obra del propio Terry George, que lo coescribió con la estadounidense Robin Swicord, conocida por los libretos de “El curioso caso de Benjamin Button / The Curious Case of Benjamin Button” y “Memorias de una geisha / Memoirs of a Geisha”, entre otras.

La película fue una iniciativa del multimillonario, hijo de inmigrantes armenios, Kirk Kirkorian, que falleció el 15 de junio de 2015 a los 98 años, justo cuando la producción de la película arrancaba, y nunca pudo verla terminada. Empresario de éxito, fue considerado uno de los creadores del emporio turístico y del juego en Las Vegas, y desde 1969 encabezó el histórico estudio Metro-Goldwyn-Mayer, que había comprado en tiempos ya no muy afortunados. El movilizó los recursos para rodar “The Promise”, que costó cerca de los 100 millones de dólares.

Te-promise-1Sin embargo, ningún estudio de Hollywood se interesó por un tema que sigue generando polémica, ya que las autoridades turcas nunca han admitido que se produjera el holocausto armenio, a pesar de las pruebas históricas aportadas. Su política siempre ha sido la de defenderse atacando a cuantos han asumido como real el exterminio, incluido el actual Papa Francisco.

El estreno en Toronto de la película no resultó demasiado prometedor, con críticas poco entusiastas, pero el fenómeno más “extraño” con “The Promise” ha tenido lugar aquí, en Internet. Sólo hubo tres proyecciones en el festival canadiense, y sin embargo, a los pocos días había decenas de miles de valoraciones negativas de los internautas (Variety cita como dato que la película más taquillera del año, “Buscando a Dory / Finding Dory” no llegó a recibir tantos votos como el film de George).

“Al día siguiente de estrenar la película, 70 000 personas habían ya manifestado en IMDb (la muy popular web de cine Internet Movie Database) que no les gustaba la película”, explica en la misma publicación uno de sus productores, Mike Medavoy (“Los 33 / The 33). “Es totalmente imposible que tanta gente la viera con una única proyección. La sala era mucho más pequeña”, agrega con incredulidad el productor estadounidense que pasó años en Chile.

Muchos piensan que se trata de una campaña movilizada por las autoridades turcas, siempre activas para defender su postura respecto del Genocidio Armenio. Las distribuidoras multinacionales son conscientes del poder económico que representa Turquía, con una de las mayores poblaciones y públicos cinematográficos en la región, y temen sus represalias. De ahí que a pesar de su estelar elenco, aún no se haya cerrado su compra ni siquiera para el mercado norteamericano. Atom Egoyan, el cineasta egipcio-canadiense de antepasados armenios que ya trató el mismo tema en “Ararat”, cuenta en Variety que él también tuvo que sufrir su propio boicot, con una lluvia de emails de protesta que saturaron la web de Miramax. “Van a tener un muy duro camino con esa película (“The Promise”). El lobby negacionista está muy bien organizado”, sentencia.

Fuente: NOTICINE.com

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora