Noticias en idioma armenio

Una agencia estatal es afectada por un escándalo de corrupción

Acusaciones cruzadas

Arsén Torosian

Ereván (RFE/RL).- Dos altos funcionarios del Servicio de Supervisión del Estado (SSE), agencia encargada de combatir las irregularidades financieras en el sector público, han sido arrestados bajo cargos de corrupción que fueron negados por ellos.

Desde el Servicio de Seguridad Nacional afirmaron el jueves que ambos se habían confabulado con una empresa privada para obtener un beneficio personal de los suministros médicos financiados por el gobierno para tres hospitales.

Los funcionarios ​​son Samvel Adian, el jefe interino de una división del SSE, y su principal asesor, Gevorg Khachatrian. Según los informes, ambos fueron detenidos el martes antes de ser imputados por falsificación de documentos y abuso de poder.

De acuerdo a un comunicado oficial, los acusados forzaron arbitrariamente a las instituciones médicas a modificar las reglas para la elección de las compañías que suministraban equipos costosos para la hemodiálisis.

El ministro de Salud, Arsén Torosian, habló con la prensa y pidió al SSN que investigara la “interferencia externa” relacionada con las licitaciones de estos equipos, ya que las nuevas reglas amenazaban con interrumpir los servicios médicos que se brindan a cerca de mil pacientes en todo el país.

Armán Hovakimian, director ejecutivo del hospital Surp Krikor Lusavorich de Ereván, también lamentó las nuevas reglas de licitación. En este sentido argumentó que los proveedores ya no están obligados a realizar un mantenimiento de estos artefactos después de entregarlos.

“Esto significa que ahora estamos privados de dicho mantenimiento”, comentó. Estos contratos hasta hace poco tiempo eran ganados solo por un puñado de empresas privadas. Incluso, a principios de esta semana, uno de los propietarios de estas acusó al jefe del Servicio de Supervisión del Estado, Davit Sanasarian, de haber hecho que su empresa Frezen dejara el negocio.

El titular de esta oficina desestimó las acusaciones y dijo que simplemente han roto el “monopolio” que esta firma tenía en los suministros a este hospital. También expresó que disfrutaron durante años de un trato privilegiado por parte de las autoridades pertinentes.

Los abogados de los imputados hicieron los mismos reclamos cuando dijeron que sus clientes negaban las acusaciones. Davit Mnatsakanian, que representa a Adian, dijo que este último solo buscaba garantizar “condiciones equitativas para todas las empresas” interesadas en obtener los contratos.

Por su parte, Sanasarian argumentó que ambos están entre los “mejores y más ejemplares empleados de SSE”. “Su culpabilidad debe ser probada”, le dijo a la prensa. El hombre, que parecía descontento con el manejo que se le ha dado a la investigación, anunció que ha instado a la agencia de seguridad a “mantener en secreto la investigación” y no filtrar más detalles.

“Continuaremos examinando el mercado de hemodiálisis sin importar si algunas personas lo quieren o no, y sin tener en cuenta a aquellos cuyos intereses han sido pisoteados”, agregó el titular del SSE, quien no quiso adelantar si presentará su renuncia en caso de que sus subordinados fueran condenados. Solo señaló que los cargos presentados contra ellos “no significan un escándalo de corrupción grave”.

Sanasarian, de 34 años, es un exactivista cívico que participó de manera significativa en la “Revolución de Terciopelo” y al que Nigol Pashinian nombró para dirigir esta oficina una vez que llegó al gobierno. Tanto este, como el ministro de Salud Torosian, son destacados miembros de la coalición oficialista Mi Paso.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora