Noticias en idioma armenio

Alice Ter Ghevondian:“Espero que las tiras gusten mucho a los armenios, ya que Mafalda es universal”.

El clásico de Quino en idioma armenio

Mafalda-en-Armenia-Mafalda, la icónica niña simpática enfadada con el mundo y de las mejores embajadoras argentinas, ha sido traducida a más de treinta idioma, entre ellos, el armenio. La traducción estuvo a cargo de Alice Ter Ghevondian. Ingeniera de sistemas, periodista y traductora, nos dice con respecto a su trabajo con “10 años de Mafalda”:

 “Empezando del título: ‘Los 10 años’ no decían nada a los lectores en Armenia, así que fue cambiado por ‘Mafalda y sus amigos’ (Antares, 2018).

Tenía que pasar el sentido de las palabras cortas al armenio y a veces había que buscar diferentes palabras en nuestro idioma. Es sabido que la interpretación de los chistes y de las expresiones graciosas es lo más difícil en una traducción, además había que entender bien la realidad de la época en que fueron hechas las tiras”.

Joaquín Salvador Lavado Tejón, más conocido como Quino y padre de Mafalda, transmite en su obra el optimismo de crear un mundo mejor. Ganador del Premio Príncipe de Asturias en 2014, Quino logró conquistar la industria editorial de la mano de esta niña nacida en la década del 60.

Alice Ter Ghevondian se enfrentó a distintos dilemas surgidos a partir de los argentinismos y las vueltas idiomáticas características del rioplatenses: “Consulté con argentinos expresiones como ‘Estás medio ñac’, ‘Ya a esta altura, la dinamita, claro’, varios ‘la pucha, bruto, mecacho, bestia’… Hubo que cambiar por las expresiones diferentes correspondientes, ‘bestialidades de plata”… ¿Se dan cuenta, cuánto usan la palabra ‘bestia’?”, destaca la traductora.

Otra característica que da identidad cultural a Mafalda y sus amigos son un eterno juego de palabras: “‘Ese charquito sería para nosotros un Canal de la Mancha’, dice uno de los personajes, luego pasa un coche y los mancha. Cambié  por el juego con las palabras ‘Mar Negro’ y el negro de la mancha propiamente. O ‘Tengo mi propio pastito interior’; la parte correspondiente de la Biblia en armenio no iba a entenderse con estos dibujos, hubo que cambiar”.

Alice-Ter-GhevondianQuizá lo más llamativo sea este juego que, sin intención, resume perfectamente la cruzada anticapitalista de nuestra protagonista: “Mafalda llama a su tortuga Burocracia y le ofrece ‘su lechuguita’ para alimentarse. En armenio lechuga se puede decir de dos maneras, marol y hazar. Hazar también significa “mil”, y también se puede entenderse como ‘1000 dram’, Así que en armenio resulta un doble juego: llamar a la Burocracia para ofrecerle lechuga/1000 dram”.

Agrega Ter Ghevondian (foto): “En la narrativa uno tiene lugar para maniobrar, en los casos más difíciles el traductor se salva con las notas de pie, pero no es el caso de las tiras, donde el juego de las palabras llega a su extremo en un texto re corto. Además, las palabras de armenio son largas, y había que hacerlas entrar en los “globitos” sin sacrificio de la claridad visual. Durante la traducción trataba de adivinar la reacción de los lectores sobre las tiras ya pasadas al armenio, y si veía sonrisas, sabia, que estoy en lo correcto. Espero que las tiras van a gustar mucho a los armenios, ya que Mafalda es universal”.

Alice Ter Ghevondian se formó como ingeniera de sistemas y periodista en Ereván, Armenia. Vivió en diferentes países adquiriendo conocimientos de idiomas y trabajando como corresponsal especial para el diario “Republica de Armenia” de Armenia, colaboró con el semanario ruso de Francia “La pensé.e russe” y “Armenian reporter” de Estados Unidos. Desde 1999 fue profesora en diferentes universidades de Ereván, dando clases de español y de la prensa y literatura hispanohablante. En 2005 obtuvo el doctorado de la literatura hispanohablante por su tesis “Las particularidades de fantástico en los cuentos de Julio Cortázar”.

Es autora de un manual sobre los verbos español-armenio y un ensayo “La cinta de Moebius y los cuentos de Julio Cortázar”. Tradujo al armenio “Rayuela” de Cortázar y “10 años de Mafalda”, así como la compilación de cuentos de Diego Tatian, los poemas de Ana Arzoumanian y Mario Sampaolesi y la serie de Microbac de FUNCEI. Tiene traducciones de la literatura y poesía moderna armenia al español. La compilación de cuentos de Levón Khechoyan y Hovhannes Yeranyan se publicó en Argentina (publicado por Hecho Atómico en Argentina), y los 20 poetas de Armenia vieron luz en Argentina (Alción Editora), México y en el 2019 se prepara una publicación en Colombia.    

Entrevistó Lala Toutonian

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora