Noticias en idioma armenio

Amnistía Internacional denuncia a Turquía por crímenes de guerra en Siria

Amnistía Internacional denunció que las fuerzas militares de Turquía, junto con otros grupos armados, cometieron graves violaciones y crímenes de guerra, incluidos numerosos asesinatos de civiles durante su invasión al norte de Siria.

Para elaborar el informe publicado el 18 de octubre, la prestigiosa organización de defensa de los derechos humanos reunió un total de 17 testimonios de testigos, entre los que se encuentran trabajadores médicos, humanitarios, de rescate, civiles desplazados y periodistas locales e internacionales, mientras que también realizó un análisis de los videos difundidos, los informes médicos y otros documentos relevantes.

La información reunida brinda evidencias de ataques indiscriminados sobre áreas residenciales, en específico bombardeos sobre una casa, una escuela y una panadería. Además, entre los asesinatos se especifica la muerte a sangre fría de la política siria-kurda Hevrin Khalafn a manos del Ejército Nacional Sirio, milicia respaldada por Turquía, durante una emboscada en una ruta.

Kumi Naidoo, secretario general de Amnistía Internacional, expresó: “La ofensiva militar turca en el noreste de Siria ha causado estragos en la vida de los civiles sirios que una vez más se ven obligados a huir de sus hogares y viven con el miedo constante de los bombardeos indiscriminados, los secuestros y los asesinatos. Las fuerzas militares turcas y sus aliados han mostrado un absoluto desprecio por la vida de los civiles, lanzando ataques mortales ilegales en áreas residenciales que han matado y herido a personas».

También destacó que el gobierno del presidente turco Recep Tayyip Erdogan es responsable de las acciones de los grupos armados a los que apoya y dirige, y a los que les ha dado libertad para que cometan graves violaciones en Afrin y otros lugares. “Exhortamos a Turquía a que ponga fin a las violaciones, responsabilice a los perpetradores y proteja a los civiles que viven en las zonas que controla. Turquía no puede evadir la responsabilidad de los crímenes de guerra subcontratando a grupos armados», agregó el defensor de derechos humanos.

Las autoridades kurdas afirmaron el 17 de octubre que al menos 218 civiles, incluidos 18 niños, han sido asesinados en Siria desde que comenzó la ofensiva turca. Por el contrario, desde el gobierno dicen que las muertes fueron 18 y las atribuyen a los ataques con morteros de las Unidades de Protección Popular (YPG).

“Todas las partes en conflicto deben respetar el derecho internacional humanitario, que exige que se tomen todas las precauciones posibles para evitar el daño civil. No hay justificación para bombardear indiscriminadamente las áreas civiles usando armas imprecisas como morteros. Tales ataques ilegales deben ser investigados y los responsables deben rendir cuentas», explicaron desde Amnistía Internacional.

“Matar a personas indefensas a sangre fría es completamente un crimen de guerra. El asesinato Hevrin Khalaf y otros similares deben ser investigados de forma independiente y los perpetradores deben responder ante la justicia. A menos que Turquía controle a sus fuerzas y ponga fin a la impunidad por violaciones, alentará más atrocidades”, continuó Naidoo.

Entre los organismos de derechos humanos existen serios temores de si los 100.000 desplazados están obteniendo suficiente comida, agua potable, suministros médicos y asistencia humanitaria.

«La continua ofensiva militar de Turquía ha expulsado a miles de personas ya desplazadas de lo que había sido refugio seguro. Estas acciones ponen en riesgo la entrega de asistencia vital y médica a los necesitados, causando una catástrofe humanitaria en un país ya devastado por la guerra», expone el comunicado.

Estas declaraciones van en contra de las aseveraciones de Turquía de que su ataque en el norte de Siria era para establecer un “corredor de paz” para reubicar a los refugiados por el conflicto.

El 18 de octubre, el vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence confirmó que su nación y Turquía acordaron un cese al fuego por cinco días en Siria, a días de la invasión turca y de sus ataques a la población kurda. A cambio del freno de las hostilidades, Washington no impondrá nuevas sanciones a Turquía. Según Newsweek, los asesores de Donald Trump barajaron la opción de reconocer el Genocidio Armenio como forma de presionar a Turquía.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora