Noticias en idioma armenio

El Grupo Minsk pide reducir la tensión en vísperas de la cumbre armenio-azerí

Conflicto de Artsaj

Minsk-PashinianEreván (RFE/RL).- Los mediadores internacionales, que buscan una solución pacífica al prolongado conflicto de Nagorno Karabagh, instaron a los líderes de Armenia y Azerbaidján a que se abstengan de realizar declaraciones y acciones “que lleven a cambios significativos en la situación regional”, antes de la cumbre que se llevará a cabo próximamente.

En una declaración publicada en el sitio web oficial de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), los copresidentes del Grupo Minsk, Igor Popov, de Rusia; Stephane Visconti, de Francia; y Andrew Schofer, de Estados Unidos, saludaron el compromiso del primer ministro de Armenia Nigol Pashinian y del presidente azerí Ilham Aliev para reunirse bajo su auspicio.

A su vez, explicaron que junto a los cancilleres de ambos países “han estado haciendo preparativos para este importante concilio entre los dos líderes”, que será el primero que se realice con la presencia de los diplomáticos. También subrayaron la importancia de “mantener un entorno propicio para las discusiones productivas y continuar evaluando positivamente la reciente situación sin víctimas en la línea de contacto”.

“El Grupo Minsk recibe con agrado algunos pasos iniciales que se están tomando en la región para preparar a los ciudadanos para la paz, por lo que se alienta a las partes a intensificar tales esfuerzos. Al mismo tiempo, se reitera la importancia de reducir las tensiones y minimizar la retórica agresiva. En este contexto, se exhorta a las partes a abstenerse de hacer declaraciones y acciones que lleven a cambios significativos en la situación actual, estableciendo condiciones para diálogos futuros, exigiendo cambios unilaterales al formato sin el acuerdo de la otra parte o indicando que están dispuestos a renovar las hostilidades activas”, especificaron mediante el comunicado.

Ambos jefes de estado intercambiaron algunas acusaciones en declaraciones públicas a principios de este mes, días después de que desde la OSCE anunciaran este concilio entre ellos.

Hablando en el parlamento el 6 de marzo, el premier armenio desestimó las ofertas de Bakú para otorgarle a Karabagh un alto grado de autonomía, insistiendo en que “el pueblo de Artsaj tiene derecho a la autodeterminación y debe poder ejercerlo”. Por su parte, el mandatario azerí había afirmado el día anterior: “Ereván no está mostrando un deseo serio de llevar a cabo negociaciones sustanciales y está tratando de impedir una solución por todos los medios”.

Refiriéndose a “algunas declaraciones recientes públicas y contradictorias”, los copresidentes reiteraron que “una solución justa y duradera debe basarse en los principios fundamentales del Acta Final de Helsinki, incluyendo en particular el no uso de la fuerza, la integridad territorial e igualdad de derechos y la autodeterminación de los pueblos”.

“También se deberían incluir elementos adicionales, tal como lo propusieron los presidentes de Estados Unidos, Rusia y Francia en 2009-2012, incluyendo: el retorno de los territorios que rodean Nagorno-Karabagh al control de Azerbaidján, un estado interino para Nagorno-Karabagh que proporcione garantías para la seguridad y su autogobierno, un corredor que una Armenia con Nagorno-Karabagh, determinación futura del estatus legal final de Nagorno-Karabagh a través de una expresión de voluntad legalmente vinculante, el derecho de todos los desplazados internos y refugiados a regresar a sus antiguos lugares de residencia, y garantías de seguridad internacional que incluirían una operación de mantenimiento de la paz”.

En la declaración, la troika destacó su visión de que estos principios deben ser la base de cualquier solución justa y duradera al conflicto, y tienen que ser concebidos como un todo integrado”. A su vez, agregaron que cualquier intento de poner algunos elementos sobre otros haría imposible lograr una solución equilibrada.

“Los copresidentes están preparados para reunirse con los líderes y los ministros de Relaciones Exteriores de Armenia y Azerbaidján en cualquier momento, y de pedirles que reanuden las negociaciones de buena fe lo antes posible. El diálogo continuo y directo entre las dos naciones, realizado bajo los auspicios del Grupo Minsk, sigue siendo un elemento esencial para fomentar la confianza y promover el proceso de paz. Se continuará discutiendo, según corresponda, los problemas relevantes con las partes directamente afectadas por el conflicto, reconociendo que sus puntos de vista y preocupaciones deben tenerse en cuenta para que cualquier solución negociada tenga éxito”, destacaron Popov, Visconti y Schofer en el comunicado.

Por último, resaltaron que siguen comprometidos con ayudar a las partes a encontrar una salida pacífica al conflicto. También expresaron su pleno apoyo al trabajo de monitoreo imparcial y crítico realizado por el representante personal del presidente de la OSCE y su equipo.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora