Noticias en idioma armenio

Ereván: Ahora el alcalde Marutian dice que la mejora del transporte público llevará varios años

omnibus ErevanEreván (RFE/RL).- Los pasajeros de media y larga distancia de la capital armenia y sus alrededores tendrán que esperar al menos dos años más para poder ver mejorados sus servicios de transporte, dijo el viernes 21 de diciembre el alcalde de la ciudad Haig Marutian.

Desde mediados de la década de 1990, el servicio ha sido prestado por minibuses pertenecientes a empresas privadas, muchos de ellas propiedad de personas vinculadas al gobierno o incluso de funcionarios del gobierno. Pocos de ellos han invertido en su flota de envejecidos vehículos en la última década. Como resultado, los minibuses y un número menor de autobuses provistos por el municipio cada día se saturan más de pasajeros.

La anterior administración de Ereván a cargo del republicano Darón Markarian había contratado en 2016 los servicios de WYG, una consultora británica especializada en el ramo de transporte público para estudiar la situación y proponer alternativas que mejoren la calidad de la prestación. WYG entregó los resultados de su investigación a mediados de 2017, por lo que Markarian se comprometió a implementar los cambios reemplazando los ya maltratados e inseguros vehículos por nuevos y más grandes autobuses para fines de 2018.

Pero Markarian renunció este verano bajo la presión del primer ministro Nigol Pashinian, quien se apoderó del poder mediante una ola de protestas masivas que provocaron la caida del anterior gobierno de Armenia. Marutian, un famoso cómico televisivo aliado de Pashinian, lo reemplazó como resultado de las elecciones anticipadas de la alcaldía celebradas en septiembre.

El nuevo funcionario aseguró que su administración encontró fallas en el plan de WYG y solicitó a la firma británica que realice una investigación adicional sobre el volumen de tráfico de pasajeros y las tarifas de los autobuses que tendrían que establecerse en la capital armenia. WYG, que ya recibió alrededor de un millón de dólares por sus servicios, deberá responder al municipio en febrero próximo, dijo.

El alcalde no excluyó que finalmente tenga que rechazar las propuestas revisadas de WYG y buscar otro consultor internacional.

«Hablando de manera realista, se necesitan al menos dos años para reemplazar completamente la red de transporte», dijo a los periodistas. El proceso podría llevar cuatro años, agregó.

El exalcalde Markarian provocó enojadas protestas en 2013 cuando elevó las tarifas de transporte en al menos un 50 por ciento, citando las crecientes pérdidas sufridas por los operadores de minibuses. Luego desechó la impopular medida en medio de una campaña de desobediencia civil dirigida por jóvenes activistas. Marutian participó activamente en esas movilizaciones.

El nuevo alcalde admitió que la situación del transporte público en la ciudad de más de un millón de habitantes se ha deteriorado desde entonces. Culpó a las antiguas autoridades municipales por el problema, afirmando que los «esfuerzos» de Markarian bien pueden haber sido un fallido intento.

 

Nota de la redacción: Para quien haya tenido la ocasión de visitar Armenia y utilizar su servicio público de transportes queda muy claro que su calidad es casi imposible de sostener. La tarifa para Ereván es de apenas cien dram (veinte centavos de dólar), valor insuficiente porque somete a la esclavitud a los trabajadores del sector que en su mayoría son cuentapropistas que alquilan los microómnibus con los que transportan cientos de personas cada día. No existen subsidios oficiales y a pesar de que la economía es bastante estable -tirando a la baja- es sorprendente que mantengan ese valor al menos desde hace diez años.

Sería saludable que las nuevas autoridades dejen de lado las justificaciones en las que hacen mención a otras administraciones y busquen realmente una solución, dejando lejos la demagogia y los falsos discursos progresistas.

 

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora