Noticias en idioma armenio

Alicia Terzian: “La cultura fue lo que logró salvar a los armenios”

En el marco del 150° aniversario del nacimiento del Padre Gomidás se realizarán tres conciertos homenaje organizados por la Fundación Encuentros bajo la dirección de Alicia Terzian.

Alicia Terzian es compositora, musicóloga y directora. Comenzó con la música de muy chica en su Córdoba natal. En 1967 comenzó su carrera internacional gracias al incentivo de su maestro Alberto Ginastera. En la misma época fundó la Fundación Encuentros Internacionales de Música Contemporánea para impulsar la difusión de la música creada por compositores contemporáneos, en especial los argentinos y latinoamericanos. Además, está ligada a la Institución Internacional que se dedica a investigar y difundir la importancia del Padre Gomidás en la música del siglo XX en Armenia.

—¿Cómo es la historia de su familia?

—Soy la primera generación nacida en Argentina. Mi familia llegó en 1920 escapando del Genocidio Armenio. Soy de una familia muy culta. Mis padres me dieron una vida de princesa, de estudios, me apoyaron, fueron personajes muy importantes en mi vida.

—¿Cuál es la historia de la Fundación Encuentros?

—La Fundación Encuentros Internacionales de Música Contemporánea tiene cincuenta y un años. Somos los únicos representantes de Argentina de la Institución Internacional de la UNESCO en Música Contemporánea de la cual también soy miembro de honor y cumplo esa función con mucha alegría. Los grandes violinistas y pianistas de Armenia, han llegado a Buenos Aires gracias a nuestros festivales. Es una institución con fondos privados entre los que están los aportes de Eduardo Eurnekian, Jorge Murekian (antes su padre Dikran) y Jorge Vartparonian.

—¿Cuál es la importancia del Padre Gomidás para la historia musical?

—Gomidás Vartabed, después de haber estudiado en la universidad de Berlín, regresó a Armenia y en el proceso de su trabajo limpió las influencias musulmanas que quedaban tras vivir durante tantos años el acoso de los turcos a las poblaciones armenias, particularmente en la música folklórica. Logró rescatar unas tres mil melodías armenias y ese es un material muy valioso. Lo difundió con su coro en las giras por Europa antes de 1915. La cultura es lo único que no se puede desterrar y es lo que logró salvar a los armenios, esa la importancia de Gomidás. Su figura trasciende la música, él salvó nuestro patrimonio. Por otro lado, el padre Leoncio Dayan hizo lo mismo con la música religiosa y tuve la oportunidad de estudiar con él en Venecia. Dos grandes padres resucitaron el patrimonio folklórico y religioso armenio.

Todos los descendientes de armenios debemos agradecer y creer que de alguna manera Dios amó a los armenios y permitió que sigamos presentes en la vida mundial teniendo grandes figuras. Yo soy simplemente una compositora, pero me alegro de haber aportado una pequeña obra para mantener ese fuego que sostiene al verdadero armenio y nos permite trascender.

—¿Cómo serán los conciertos homenaje en Argentina?

—Con el apoyo de la Asociación Cultural Armenia, de Jorge Kazandjian y de un grupo de músico cordobeses que abordaron la difusión y el reconocimiento de la obra de Gomidás, hemos organizado tres conciertos bajo el ala de la Fundación Encuentros.

El de Córdoba fue organizado por Radio Nacional y lo transmitió en directo, el de Buenos Aires será en el gran Auditorio de la Fundación Beethoven y en La Plata en el famoso Dardo Rocha. Lo más importante que es que las obras han sido realizadas con mucho respeto por sus figuras. Vamos a presentar nueve canciones de las más importantes que compuso influenciadas por el folklore armenio, obras muy refinadas con la presencia de tres cantantes cordobeses, un pianista y un cuarteto de cuerdas. A eso le uní una obra que compuse especialmente en su homenaje con tres melodías suyas.

Creo que es el único y verdadero gran homenaje, es una reivindicación de la importancia del Padre Gomidás.

«El monte Ararat es algo que me emociona cada vez que voy a Armenia. Lo que su presencia significa para Armenia, lejos del territorio armenio, siendo parte de Armenia es un poco el sueño de lo que uno quiere que uno sea Armenia, que se vayan los turcos y nos devuelvan nuestro reinado».

—¿Cuál es su visión de la comunidad armenia?

—Es interesante en el aspecto educativo porque hay escuelas que forman a los chicos pero es lamentable que después del secundario no sepan qué hacer con esos jóvenes. Creo que el concepto que tiene la comunidad armenia por la cultura es un poco raro y no consiste en apoyar realmente la acción de quienes estamos haciendo cultura a través de nuestro trabajo.

Agradezco muchísimo las simpatías, las felicitaciones que me hacen llegar. A veces un artista no solo necesita felicitaciones, necesita apoyo. Y los apoyos deben ser inteligentes, por eso agradezco mucho a mis amigos Eduardo Eurnekian, Jorge Murekian y su padre Dikran y Jorge Vartparonian que son los únicos armenios que realmente tienen conocimiento de lo que es la cultura y reconocen el esfuerzo que para los artistas de origen armenio significa el apoyo económico que nos dan. Nos permiten crecer. Eduardo Eurnekian siempre ha estado al lado mío no solo con su apoyo económico, sino llamándome a trabajar cerca de él.

Al Diario ARMENIA le agradezco porque hemos tenido presencia en sus páginas en cada uno de los conciertos de estos cincuenta años de Encuentros, algo que no es habitual. También a Jorge Fernández de Córdoba que me ha ayudado a organizar toda la presentación allá porque sin ellos no sé si la comunidad armenia se hubiera enterado de lo que hago y eso me produce una gran alegría.

Sofía Zanikian
Periodista
sofi.zanikian@outlook.com

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora