“La masacre de Shushí en 1920 sentó las bases para el conflicto de Azerbaiyán y Artsaj”

25 de marzo de 2020

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Artsaj (Nagorno Karabaj) emitió un comunicado el 23 de marzo en el marco del 100° aniversario de la Masacre de Sushi de 1920, que sirvió como antesala del actual conflicto entre Azerbaiyán y Artsaj.

Como recuerda el documento, el 23 de marzo de 1920, las tropas de la recién fundada República de Azerbaiyán, junto a habitantes azeríes de Shushí, comenzaron una masacre sistemática de armenios que vivían en lo que entonces era la capital de Nagorno Karabaj. Durante tres días, los azeríes asesinaron y quemaron 2000 estructuras en un intento por librar la ciudad de sus habitantes armenios.

“Como resultado de este crimen atroz, miles de armenios fueron asesinados, decenas de miles fueron obligados a huir de sus hogares y la parte armenia de la ciudad fue saqueada, quemada y completamente destruida. Los residentes armenios sobrevivientes de Shushí, que constituían la mayoría de la población de la ciudad, fueron expulsados por completo. La mayor parte de la bella ciudad armenia estuvo en ruinas durante muchos años y el enorme patrimonio cultural fue destruido”.

En tanto, el comunicado agrega: “La masacre se convirtió en la apoteosis de los intentos de las autoridades azerbaiyanas de apoderarse y subyugar a Artsaj. Estos reclamos territoriales irrazonables que fue creados como resultado de la invasión turca en el Cáucaso del Sur, sentaron las bases para el conflicto moderno entre Azerbaiyán y Karabagh”.

Según explica la cancillería, en ese momento las autoridades azerbaiyanas intentaron alcanzar su objetivo a través de un apoyo directo de las tropas turcas. Posteriormente, los oficiales y emisarios turcos continuaron ayudando a las fuerzas armadas azeríes, incluso en la organización de la masacre de Shushí de 1920, intentando continuar con el Genocidio Armenio, ahora en el este.

En tanto, la anexión de los territorios a la Unión Soviética no terminó con el problema, ya que las políticas de las autoridades de Azerbaiyán cambiaron de forma pero siguieron presentes. “El comienzo del proceso de colapso de la URSS a fines de los años ochenta y principios de los noventa volvió a actualizar el tema de la seguridad de la población armenia de Artsaj. En respuesta a las demandas pacíficas de su pueblo para la reunificación con Armenia, una ola de asesinatos en masa y pogromos de armenios se extendió por todo Azerbaiyán”, detalla la publicación.

Para finalizar, desde el Ministerio de Relaciones Exteriores expresaron: “Hoy, las autoridades y la gente de Artsaj están haciendo todo lo posible para revivir a Shushí y restaurar el patrimonio cultural de la ciudad destruido por las autoridades azerbaiyanas”.

Compartir:

Comentarios