Noticias en idioma armenio

Lilit Makunts explica la ausencia de mujeres en el gobierno

Legisladora de Mi Paso

Lilit-MakuntsEreván (RFE/RL).- Lilit Makunts, una importante legisladora armenia oficialista, confesó que el gobierno ha tenido problemas para colocar mujeres en cargos estatales de alto rango y dio los motivos de esto.

Las mujeres armenias tradicionalmente han ocupado pocos cargos ministeriales u otros altos puestos en el poder ejecutivo. Esta situación apenas ha cambiado desde la “Revolución de Terciopelo” que llevó al poder a individuos más jóvenes y progresistas.

La única mujer en el actual gabinete es la ministro de Asuntos Sociales y de Trabajo Zaruhí Batoyan, mientras que el anterior equipo de Nigol Pashinian tenía a dos. Una de estas era la propia Makunts, quien ahora encabeza el bloque oficialista en el congreso.

Hablando en el Día Internacional de la Mujer, la diputada insistió en que las nuevas autoridades se han esforzado por nombrar a más mujeres para encabezar ministerios, agencias gubernamentales y administraciones provinciales, pero hasta ahora estas intenciones se han visto frustradas por las actitudes de cierto sector más conservador de la gente.

“Nada funciona de manera artificial. Si se obliga a una persona a hacer cosas que no quiere hacer, la calidad de su labor se verá afectada. Hay muchas profesionales. Es solo que la presión social y política sobre ellas es extremadamente fuerte”, declaró la parlamentaria, quien se había desempeñado como titular de la cartera de Cultura hasta enero. En este sentido explicó que muchas se niegan a ocupar altos cargos por la oposición de sus esposos u otros parientes.

“Especialmente en las regiones más alejadas, es bastante difícil encontrar mujeres que estén familiarizadas con los problemas locales para ocupar posiciones de liderazgo”, comentó Dzovinar Vartanian, otra de las legisladoras en representación de la alianza Mi Paso.

Las mujeres representan casi la cuarta parte de los 132 lugares de la Asamblea Nacional, que fue elegida en diciembre. 23 de las 32 diputadas forman parte del bloque oficialista, y una de ellas, Sona Ghazarian, de 25 años, es la más joven de toda la cámara.

Makunts aseguró que atraer a más armenias a la política en un país socialmente conservador ha resultado difícil. “Las mujeres no son perdonadas por cosas que pueden ser ignoradas en el caso de los hombres”, dijo la exprofesora universitaria, quien enfrentó un intenso análisis por parte de los medios de comunicación durante sus siete meses en el ministerio. “Todos estos factores no permiten que las mujeres sean más audaces y se involucren activamente en los procesos políticos”, contempló.

Sin embargo, dejó en claro que las autoridades seguirán buscando una mayor presencia femenina en los niveles más altos del poder político y administrativo. “Definitivamente trabajaremos en esa dirección. Me parece muy importante. Puede que no sea un objetivo, pero creo que las relaciones son más amigables y los compromisos son más comunes en lugares donde las mujeres están involucradas”.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora