Noticias en idioma armenio

Malos hábitos: Hay quienes pagan hasta 16.000 dólares por elegir el número de su patente

Autos-1- Ereván (Hetq.am).-  En los últimos siete años los armenios han invertido más de 23 millones de dólares en comprar números “dorados” para las patentes de sus autos. ¿Quiénes son? ¿Por qué gastan esa cantidad de dinero?

Este tipo de matrículas en Armenia no es algo nuevo. Hace años, las mismas se “adquirían” principalmente por medio de un contacto en el gobierno o tal vez sobornando a algún funcionario público. Sin embargo, la ley fue cambiada en 2006, por lo que aquellos que deseen tal “distinción” tienen que pagar un mayor precio.

Estos números son un símbolo de estatus principalmente, aunque a la larga también ayudan en un nivel más práctico. Es que los policías de tránsito son cautelosos al detener automóviles con este tipo de placas, incluso en el caso de faltas evidentes, ya que parar el auto equivocado puede significar el fin de su carrera.

Principalmente, las patentes son adquiridas por funcionarios, empresarios o sus propios parientes o allegados. Cada uno parece tener su número predilecto: A Samvel Alexanyan le gusta el número seis, a Gaguik Tsarukian el ocho, y así sucesivamente. En estos casos, los obtuvieron antes del cambio de legislación.

Los números más buscados cuestan muchos millones de dram

Autos-2-Luego de recibir el listado de matrículas que tenían un precio entre 5 y 8 millones de dram  (entre 10 y 16 mil dólares) de la Policía de Tránsito, Hetq rastreó a los dueños de varias de ellas. Lo que llama la atención es que aparentemente, los funcionarios de alto rango del municipio de Ereván están a favor de estas placas costosas.

Arman Yedoyan, quien encabeza el Departamento de Comercio y Servicios del municipio, compró dos de estas chapas,  una con un costo de 8 millones de drams y la otra de 5. Recientemente su nombre ha aparecido repetidamente en los diarios, ya que al parecer es sospechoso de soborno y se encuentra por lo tanto bajo investigación policial.

El 13 de septiembre de 2015, el Lexus de este funcionario atropelló y mató a un peatón, y si bien se inició un caso judicial, el mismo posteriormente fue cancelado. En ese momento, la autoridad investigadora decidió no enjuiciarlo argumentado que no pudo haber previsto el accidente.

Actualmente, Yedoyan recibe un salario mensual de 346.000 drams, y el costo de una de sus placas patentes es igual a dos años enteros de su sueldo.

Por su parte, Hovik Abovyan, el gobernador de la provincia de Tavush, compró una de las licencias más caras de número 55-5555 para su Mercedes Benz blanco. En las tres declaraciones financieras publicadas por la Comisión de Ética de Altos Funcionarios, este manifestó que sus ingresos derivaron directamente de sus salarios que ascendieron a 2,5 millones de drams en 2014 y a 6,2 millones de drams en 2015-2016.

Otra de las matrículas “doradas” (en este caso una 99-9999) pertenece a Serge Sophoyan, el hijo del exdiputado Hovhannes Sophoyan, que a sus 24 años maneja un Mercedes Benz Clase G.

A su vez, los números 7 y 9 parecen ser los más populares entre los ricos. Sus propietarios se jactan de estos y de sus autos no solo publicando las fotos en sus propias redes sociales, sino también en páginas especializadas que muestran los vehículos más caros y lujosos del país.

Autos-3Durante años, los fondos no presupuestados de la Policía de Tráfico se llenaron con miles de millones de drams provenientes de la venta de estas patentes. Desde enero de 2010 hasta el 31 de agosto de 2017, se alcanzaron los 11 mil millones de drams, llegando a su punto más alto en 2012. Todo este dinero fue utilizado por esta división policial para cubrir sus gastos.

A tal punto llega este mercado interno de estas licencias, que algunos ciudadanos están dispuestos a pagar el precio de un auto de tamaño mediano por sólo un número de matrícula.

Los números de licencia se proporcionan en función de las decisiones del gobierno. La ley establece que los propietarios deben pagar 36.000  (70 dólares) dram por matrículas con números deseados y entre 60.000 y 8 millones de drams por los altamente demandados.

Desde 2012, las placas con un precio de 1,2 millones de dram (447 vendidas en septiembre de 2017) y de 1,5 millones (342 vendidas en el mismo período) han tenido la mayor demanda.

El jefe de la policía armenia, Vova Gasparyan, decidió reducir el precio de algunas de estas patentes de alta demanda en 2016. Las mismas, que contaban con un costo de ocho millones de dram, se redujeron a cinco millones. Sin embargo, recientemente se han aumentado nuevamente las tarifas reintroduciendo el primer valor.

Tags

Argentina
Arménia y Diáspora