Ararat Mirzoyan: “Azerbaiyán continúa con una política genocida hacia los armenios de Nagorno Karabaj”

14 de diciembre de 2022

El Ministro de Relaciones Exteriores de Armenia, Ararat Mirzoyan, participó de una reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el 14 de diciembre y advirtió que “Armenia fue testigo de primera mano de los efectos del declive del multilateralismo. La comunidad internacional se mostró incapaz de evitar el uso injustificado de la fuerza de Azerbaiyán contra el pueblo de Nagorno Karabaj, que se saldó con miles de muertos, heridos y una nueva ola de desplazamientos”.

“Aún queda por abordar la cuestión de los derechos y la seguridad del pueblo de Nagorno Karabaj. El pueblo de Nagorno Karabaj debería poder vivir con dignidad y paz en su propia patria. El declive del multilateralismo también se ha manifestado en la incapacidad de la Copresidencia del Grupo de Minsk de la OSCE, encomendada por el Consejo de Seguridad, para cumplir con sus deberes. Una de las partes del conflicto bloquea esencialmente las actividades de este formato, además, declara unilateralmente que el conflicto de Nagorno Karabaj se ha resuelto mediante el uso de la fuerza, lo que dificulta la posible solución del conflicto a través de la mediación internacional”, planteó.

“La situación de la seguridad, lamento decirlo, realmente no ha visto mejoras significativas. A pesar de los llamamientos de la comunidad internacional, Azerbaiyán sigue manteniendo bajo ocupación los territorios soberanos de Armenia. Seguimos enfrentándonos a la creciente retórica militar de Azerbaiyán que amenaza abiertamente nuestra soberanía e integridad territorial”, agregó el Canciller armenio. “Dos años después del cese de las hostilidades militares en Nagorno Karabaj, la cuestión del retorno y la repatriación de los prisioneros de guerra armenios sigue sin resolverse. Azerbaiyán continúa sus manipulaciones para contrarrestar artificialmente los problemas humanitarios y convertir el regreso de los prisioneros de guerra armenios en moneda de cambio, lo cual es totalmente inaceptable y no debe ser tolerado por la comunidad internacional. Además, los organismos humanitarios internacionales, incluidos los de las Naciones Unidas, aún no pueden brindar la ayuda que tanto necesita el pueblo de Nagorno Karabaj, esencialmente dejándolos atrás, en marcado contraste con el compromiso global de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”.

“Irónicamente, no solo se niega el acceso a las organizaciones humanitarias internacionales, sino incluso a las personas que viven en Nagorno Karabaj. Ya es el tercer día que Azerbaiyán, violando gravemente sus obligaciones internacionales, ha bloqueado el movimiento a través del Corredor de Lachin, el único sustento de Nagorno Karabaj, que ahora está esencialmente aislado de Armenia y del mundo exterior. Mientras hablamos, la gente de Nagorno Karabaj se ha visto privada del derecho a la libre circulación: las madres están separadas de sus hijos, las personas con enfermedades terminales no pueden obtener suministros médicos ni ayuda. Peor aún, en condiciones invernales heladas, Azerbaiyán ha cortado el suministro de gas a Nagorno Karabaj. Nagorno Karabaj, queridos colegas, se enfrenta a la amenaza inminente de una crisis alimentaria, energética y humanitaria en general que, si no se aborda con urgencia, conducirá a una catástrofe”, denunció.

“Junto con la negativa de las autoridades azerbaiyanas a mantener un diálogo con Stepanakert sobre sus derechos y seguridad, esta posición atestigua el hecho de que Azerbaiyán continúa con una política genocida hacia los armenios de Nagorno Karabaj”.

Compartir: