El programa electoral de la Alianza Armenia

03 de junio de 2021

La Alianza Armenia presentó su programa electoral con un acto el 29 de mayo que tuvo como protagonistas a los tres principales candidatos del bloque, el expresidente Robert Kocharyan, el presidente del Consejo Supremo de la FRA en Armenia y coordinador del Movimiento de Salvación de la Patria, Ishkhan Saghatelyan, y el presidente del partido Reviviendo Armenia y exgobernador de la región de Syunik, Vahe Hakobyan. El evento se produjo de cara a las próximas elecciones parlamentarias anticipadas del 20 de junio.

“No consideramos que este programa presentado a nuestra sociedad sea un documento completo, esta es nuestra posición de principios. Nuestro objetivo es recibir sugerencias, nuevas ideas, por qué no objeciones a través de la retroalimentación. Hacemos un llamamiento al público, a diversos grupos profesionales, sus sugerencias son muy importantes para nosotros”, enfatizaron desde la Alianza Armenia. “El Estado está en peligro de colapsar debido a la gestión incompetente del poder, el comportamiento antinacional y los errores criminales. No hay tiempo para perder. Estamos convencidos de que con los principios de justicia, libertad, política estatal nacional y solidaridad podemos construir un Estado fuerte, establecer una paz duradera y brindar condiciones reales de desarrollo para todos”.

Política exterior y economía regional

La Alianza Armenia se mostró “a favor de una política exterior equilibrada y coherente, una cooperación regional eficaz, el establecimiento y desarrollo de relaciones dignas con todos los vecinos”.

“Rechazamos la psicología del perdedor, asegurándonos de que Armenia con sus aliados pueda formular una nueva agenda regional y defender sus propios intereses. Siendo partidarios de la idea de paz duradera, comunicaciones y fronteras abiertas en el Cáucaso Sur, estamos decididos a encontrar soluciones razonables y mutuamente beneficiosas con los aliados, basadas en nuestros intereses nacionales y estatales”.

En relación al Genocidio Armenio, se buscará una “ampliación del reconocimiento universal y la condena” del mismo como “condición previa para la prevención de nuevos genocidios, como garantía de seguridad para las generaciones, garantía de largo plazo y paz digna en la región”.

En cuanto a los países de la región se buscará “reestablecer las relaciones con Rusia”, profundizar y ampliar “la asociación estratégica con la República de Georgia como vecino inmediato, un país con intereses geopolíticos comunes”, se fortalecerán “las relaciones de cooperación y asociación con Irán” y se buscará llevar a un nuevo nivel la “cooperación con China”. “Construiremos una cooperación bilateral constructiva y eficaz con los Estados Unidos y los estados miembros de la Unión Europea. Buscaremos un diálogo de política exterior mutuamente beneficioso con India, Oriente Medio, Canadá, América del Sur, Japón y otros países para promover la paz y proteger nuestros intereses nacionales”.

En ese sentido, se buscará constituir a Armenia como un “país de tránsito” y construir nueva infraestructura de telecomunicaciones en la región, así como también se construirá una “plataforma de energía Georgia-Armenia-Irán, asegurando la exportación del excedente de electricidad producida en Armenia a otros países de la región”. “Se considerará como una oportunidad la perspectiva de convertir a Armenia en un centro aéreo regional de tránsito desde Europa a países asiáticos, como la India y China” y se estudiará el proyecto de tener una aerolínea nacional. También se promoverán las “relaciones comerciales y económicas activas con los países árabes: los Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Kuwait, así como Egipto, Siria e Irak”. Además, se realizarán diversos proyectos de transporte interno dentro de Armenia: “La reforma del sistema de transporte de la capital será parte de la estrategia de transporte del país y un comienzo clave para las reformas a nivel nacional”.

Seguridad, estabilidad y posguerra

La Alianza Armenia se comprometió a iniciar inmediatamente el proceso para que retornen “todos los capturados en la guerra de 44 días”, así como también aclarar los datos de muertos y desaparecidos.

“Lucharemos por el reconocimiento internacional de la agresión turco-azerbaiyana, las pérdidas causadas al pueblo armenio y una solución justa del conflicto de Nagorno Karabaj mediante una nueva ronda de conversaciones de paz. Haremos esfuerzos para la reanudación del proceso de negociación mediado por los Copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE, destinado a la restauración del territorio de Artsaj sobre la base del derecho a la libre determinación y la provisión de una conexión terrestre segura con la República de Armenia. Comenzaremos a trabajar de inmediato para mitigar las graves consecuencias de la agresión turco-azerbaiyana”. Además, “la cuestión de la preservación del patrimonio histórico-cultural-religioso armenio se convertirá en una de las prioridades de la cooperación entre Armenia y las organizaciones internacionales”.

En ese sentido se modernizará el sistema de seguridad del Estado (fuerzas armadas, consejo de seguridad, sistemas de defensa y aplicación de la ley) para “prevenir la infiltración e influencia de fuerzas nacionales extranjeras, para garantizar la seguridad militar, económica, informativa, ambiental y energética, así como la lucha sistemática contra el ciberdelito”.

“Reconstruiremos las fuerzas armadas implementando una política de defensa cooperativa moderna. Crearemos fuerzas armadas en Armenia y Artsaj garantizando la seguridad, integridad territorial, defensa e inviolabilidad de las fronteras, en consonancia con el cumplimiento de las tareas militares, con una estructura eficaz”.

La diáspora

Desde la Alianza Armenia se comprometieron a “revisar las restricciones a la participación de la doble ciudadanía en la administración pública de la República de Armenia”.

“A fin de unir el potencial pan-armenio, se ejecutará un complejo programa de inversiones destinado a la preservación y el crecimiento de la riqueza nacional, la capitalización de los recursos económicos, sociales y ambientales y el desarrollo económico de Armenia. Se creará un sistema de fondos de inversión multinivel”. Particularmente, se creará “un campo de información común entre Armenia y la diáspora, que proporcionará información mutuamente confiable”.

En relación al turismo, el Estado “apoyará los procesos de presentación del potencial y atractivo turístico de Armenia en plataformas internacionales. Los tipos de turismo cultural, religioso, de aventura, ecológico y gastronómico serán de especial importancia”.

La democracia

Se facilitará la “aplicación de las instituciones de democracia participativa y directa (referéndum, votaciones populares, etc.) como un medio eficaz para expresar la voluntad directa del pueblo”. En ese sentido, se propondrá un sistema político conjunto gobierno-oposición “contemplando la responsabilidad pública de la oposición política en el control de las autoridades, reprimiéndolas y lanzando una verdadera lucha anticorrupción” con el objetivo de superar las divisiones internas “restaurando el clima vital de solidaridad y diálogo en el país”.

“Los objetivos a largo plazo de la política demográfica serán la prevención de la ola de emigración, la organización planificada de la inmigración, especialmente la promoción de la tasa de natalidad en las zonas rurales, la drástica reducción de la tasa de mortalidad”. En ese sentido, se “implementarán programas especiales focalizados para asegurar la repatriación de nuestros compatriotas, especialmente la afluencia de especialistas altamente calificados”.

También se “adoptará un mecanismo nacional para lograr una representación equilibrada de las mujeres en todos los niveles de gobierno”.

Más adelante, la Alianza Armenia, “sin comprometer la libertad de expresión”, prometió introducir “nuevas estructuras para evitar la circulación constante de noticias falsas, esquemas manipuladores de la opinión pública, animosidad personal o nacional, incitación al odio, descrédito y degradación de las instituciones estatales”.

La economía interna

Se gestionará un proyecto con el lema “Made in Armenia”, “una garantía de reconocimiento y calidad. Armenia debe posicionarse en la región y en el mundo como un país que produce productos de alta calidad y demanda. La etiqueta “Hecho en Armenia” debe asociarse con conceptos de calidad, útiles, seguros y asequibles”. Para ello, se pedirá ayuda a las celebridades de origen armenio de la diáspora para promover los productos producidos en Armenia.

Se buscará adoptar “estructuras modernas de promoción de inversiones y protección de inversores” con el objetivo de “asegurar una inversión de al menos 500 millones de dólares en el primer año y aumentar el volumen total a al menos 3.000 millones en cinco años”.

Además, “se implementarán iniciativas anticrisis inmediatas para estabilizar la situación socioeconómica, frenar la inflación, aumentar el desempleo, la pobreza, derrochar fondos estatales y prevenir una posible crisis en el sistema bancario”.

Para asegurar el crecimiento económico sostenible, “tomaremos medidas para superar los bajos niveles de productividad. Se debe principalmente al nivel tecnológico existente utilizado, los equipos de la generación anterior. Desde este punto de vista, la creación de un entorno favorable para el reequipamiento tecnológico es especialmente importante”.

Educación, ciencia, cultura, juventud y deporte

“La educación, la ciencia y la cultura serán prioridades clave de la política estatal”, afirmó la Alianza Armenia. Se llevará adelante una reforma educativa y “para complementar la escasez de maestros en las comunidades rurales, se introducirá un sistema de garantías sociales para los futuros maestros que trabajen en esas comunidades a fin de mejorar la calidad de la educación escolar”.

También se actualizarán los libros de texto escolares y se financiarán las “especializaciones en ciencias naturales, tecnología, ingeniería, matemáticas y armenología” con un aumento de hasta 50% por alumno, ya que “todos los tipos de apoyo financiero proporcionados a los estudiantes serán revisados ​​a fondo para mejorar la focalización”.

En relación a la cultura, “el Estado fomentará y apoyará a los colectivos culturales no estatales, así como a las personas, creando condiciones favorables para que aprovechen las oportunidades de la infraestructura y las instituciones culturales”.

En cuanto a la juventud, se elaborará una política “destinada a desarrollar la conciencia cívica de la juventud armenia” y “se crearán condiciones garantizadas -oportunidades reales- para asegurar su plena realización y desarrollo social, económico, espiritual-cultural”. El Estado “se ocupará de las garantías sociales y los problemas de vivienda de las familias jóvenes” y “se incrementará el volumen de financiación deportiva, se mejorará el trabajo de las escuelas y clubes deportivos, se mejorarán las condiciones sociales de los entrenadores”.

Sobre los programas sociales, la Alianza Armenia aplicará “sistemáticamente una política de remuneración digna”. “Primero se elevará el nivel de vida de los militares, maestros, personal médico, conferencistas, científicos y seguridad social. En proporción al crecimiento económico, el monto de las pensiones, las prestaciones sociales y familiares, el salario mínimo se incrementará a una tasa mayor que la inflación. Se proporcionará empleo estable con ingresos dignos con apoyo estatal completo para las personas sanas en edad de trabajar. Fomentaremos la responsabilidad social empresarial. Para proteger de manera integral los derechos de los trabajadores, aumentaremos el papel de los sindicatos mediante el establecimiento del diálogo social y la asociación a nivel sectorial, regional y nacional de las organizaciones”, prometió la Alianza Armenia.

Por último, en materia de salud se buscará proporcionar a la población “la cantidad necesaria de vacunas de calidad”. “Se creará una nueva estrategia para el desarrollo del sistema de salud, tanto para los próximos años como a largo plazo. Se dará prioridad a la protección profesional, jurídica y social de los médicos y trabajadores sanitarios”, informó la coalición. “En el plazo de un año, se elaborarán y aplicarán directrices y procedimientos clínicos para las 100 enfermedades más comunes, y se supervisarán a través del sistema de cibersalud. Como resultado, tendremos los estándares de tratamiento más estandarizados, basados ​​en evidencia y ampliamente utilizados. El seguro médico será más asequible e inclusivo”.

Compartir: