La población de Artsaj continúa sin gas en medio del invierno: “Azerbaiyán instaló una válvula en el gasoducto para aterrorizar a la población pacífica y dejarla sin calefacción”

22 de marzo de 2022

La Defensoría de los Derechos Humanos de Armenia y Artsaj (Nagorno Karabaj), lideradas por Kristinne Grigoryan y Gegham Stepanyan, emitieron una declaración conjunta el 22 de marzo para pedir a las organizaciones internacionales que presionen a Azerbaiyán para que detenga sus graves y continuas violaciones de los derechos humanos contra la población de origen armenio de Artsaj.

“Se descubrió un instrumento de ‘pequeña venganza’ por la política azerbaiyana de limpieza étnica de los armenios de Artsaj. Ayer por la noche, una vez más, la parte azerbaiyana detuvo deliberadamente el funcionamiento del único gasoducto que suministra gas desde Armenia a Artsaj. El suministro de gas de Artsaj se interrumpió por primera vez el 8 de marzo, debido a un supuesto accidente. Posteriormente, la parte azerbaiyana no permitió que los expertos de Artsaj se acercaran a la zona del ‘accidente’, que se encontraba bajo su control. A partir de ese momento se hizo evidente que la política estatal de armenofobia de Azerbaiyán había descubierto otro método para presionar a los armenios de Artsaj. El análisis de hechos fidedignos revela que durante las obras de reconstrucción o bajo su pretexto, la parte azerbaiyana instaló una válvula en el gasoducto para aterrorizar a la población pacífica de Artsaj y dejarla sin calefacción, agua caliente y otras condiciones básicas necesarias, especialmente durante condiciones de clima frío, cerrándolo en cualquier momento”, informaron los organismos estatales.

“El suministro de gas que se restableció el 18 de marzo duró menos de 3 días. En estas severas condiciones climáticas invernales, los niños, las personas mayores, los enfermos y las personas desplazadas de Artsakh se ven privados de calefacción. La gente se enfrenta a dificultades indefinibles. La crisis humanitaria en Artsaj continúa. Para nosotros está fuera de toda duda que la parte azerbaiyana continúa deliberadamente con la política estatal de aterrorizar y presionar a la población de Artsaj. El objetivo es el mismo: la aniquilación y limpieza étnica de Artsakh de su población indígena armenia”, denunciaron las Defensorías de los Derechos Humanos. “Esta vergonzosa ‘venganza’ hacia más de 100.000 armenios es inaceptable. Esta política estatal describe mejor la esencia falsa y vacía de las tesis de ‘tolerancia’ declaradas por Azerbaiyán. Condenamos enérgicamente esta práctica constante de odio étnico y venganza de Azerbaiyán hacia el pueblo de Artsaj. Hacemos un llamado a las organizaciones y actores internacionales de derechos humanos para que presionen a la parte azerbaiyana para eliminar esta grave y continua violación de los derechos humanos”.

Por su parte, la Cancillería de Artsaj calificó como “terrorismo” a las acciones del Gobierno azerbaiyano: “Viola gravemente las normas y principios del derecho internacional humanitario y el derecho internacional, no encaja en el marco de la moralidad. Este acto vil es otra manifestación de odio y nacionalismo”, afirmó el Ministerio de Relaciones Exteriores de Artsaj. “Seguiremos viviendo, creando en nuestra patria histórica, desarrollando y fortaleciendo nuestra condición de Estado independiente”, remarcó la Cancillería.

Desde el 8 de marzo, todo el territorio de Artsaj estuvo sin gas en medio del invierno porque el Ejército de Azerbaiyán prohibió el acercamiento a la maquinaria del gasoducto, actualmente en una zona bajo control azerbaiyano. El 18 de marzo se anunció la reparación de la maquinaria y el reestablecimiento del servicio.

De acuerdo con un informe de la Defensoría de los Derechos Humanos de Artsaj, debido a la falta de calefacción adecuada, se suspendieron las clases en todas las escuelas secundarias, mientras que el 70% de las organizaciones de salud y hospitales se calientan con el uso de gas, donde actualmente 419 ciudadanos reciben tratamiento hospitalario, incluidos 46 niños en el hospital infantil y 51 recién nacidos y madres en la maternidad.

Compartir: